ATG 3: Helvetic Lands – Recap

En todos estos años al frente del Magazine hemos tenido la suerte (o la desgracia) de vernos envueltos en un montón de proyectos, muchos de ellos realmente apasionantes y gratificantes pero, como todo en esta vida, siempre hay algo a lo que le tienes un especial cariño por todo el esfuerzo y tiempo que le has dedicado y todos los buenos momentos que te ha aportado. En nuestro caso, sin duda alguna, el proyecto que mejor representa este feeling es Among the Giants.

Algo que inicialmente nació como un simple viaje de amigos, fue tomando forma y haciéndose grande como si de una bola de nieve se tratase. Le dimos muchas vueltas y pensamos mucho en el formato pero, finalmente, tras varias semanas de trabajo, conseguimos tener una idea clara de lo que queríamos construir con ATG.

Ahora, tras cuatro años desde ese primer viaje a los Dolomitas, nos encontramos en un punto en el que, a pesar de que seguimos sufriendo cada vez que organizamos una nueva edición, tenemos una organización estable y una experiencia que nos permite disfrutar y vivir una experiencia cada vez más gratificante para todos.

ATG 3 – Helvetic Lands

El viaje al corazón de los Alpes Suizos presentaba ciertos retos desde el primer momento que nos decantamos por Suiza como destino para la tercera edición de ATG. 

El primer hándicap al que nos enfrentábamos era encontrar una estancia que nos permitiera establecer un campo base desde el que partir cada día de ruta y evitar desplazamientos. Tras barajar varias localizaciones, escogimos el pintoresco pueblo de Andermatt, rodeado de altas montañas y con una ubicación perfecta para instalarnos. Alquilamos un gran casa que sería durante tres días el hogar para todos los integrantes de ATG 3 y todo el staff de la organización. Para fortalecer el espíritu de grupo, nuestro valor más mimado y preciado del proyecto, decidimos incluir un chef, el cual lograría unirnos a todos en una gran mesa antes y después de cada salida.

El segundo aspecto que nos preocupaba era la climatología del mes de Junio. A pesar de que las temperaturas empiezan a moderarse, las rutas abarcaban altitudes variables, con gran amplitud térmica y, como suele ocurrir en la alta montaña, tiempo imprevisible. La misma oficina de Suiza Turismo nos advirtió de la posibilidad de encontrar restricciones de tráfico y algunos puertos cerrados por riesgo de avalanchas. Nos volvimos expertos en webs de climatología Suiza, así como del planificador de Komoot, intentando trazar alternativas ante los más que posibles cerrados pasos de montaña.

Pese a los obstáculos nos lo jugaríamos a una carta y seguiríamos adelante con el plan trazado.

Los elegidos

Cada año recibimos muchas peticiones para poder asistir a una nueva edición de ATG y lamentamos tener que rechazar muchas de ellas. Una de las particularidades del proyecto es que trata de un viaje invitacional y solo puede asistir todo aquel que recibe una de las invitación. En esta ocasión contamos con riders de Holanda, Suiza, Inglaterra, España… una mezcla heterogénea pero que encajaba a la perfección. Aventureros, diseñadores, propietarios de marcas, youtubers, embajadores, …

Gente que suma, que transmite ilusión y ganas. No nos cansamos de decir que es claramente lo que mejor se nos da en este proyecto, unir desconocidos que rápidamente se sienten entre amigos desde el primer momento.

Suiza

El país helvético es, sin duda, uno de los destinos de Europa preferidos por sus montañas, naturaleza y hospitalidad…y nosotros lo hemos podido comprobar en primera persona.

Desde el primer día hemos podido ponernos a prueba con su climatología y sus grandes puertos. Hemos recorrido kms y kms de carreteras por increíbles valles. Dejadnos que os contemos con algo más de detalle como fue nuestro día a día entre prados y bloques de nieve, frío, calor y lluvia. ATG en estado puro.

Dia D

El punto de encuentro para la mayoría de invitados era el Aeropuerto de Zurich, desde donde partirían las lanzaderas hacia Andermatt. Aprovechamos para agradecer enormemente la ayuda que recibimos con la logística para los traslados desde Suiza Turismo

Cuando llegamos al campamento base nos sorprendió lo tranquilo y bonito que era el pueblo, ¡qué gran elección!, y qué decir de la casa, la realidad superó con creces las expectativas.

Rápidamente nos pusimos a desempaquetar y ensamblar todas las bicicletas, primeras risas, ayudas mecánicas y conversaciones fáciles, todos tenemos cosas en común y se nota. Algunos no pueden aguantar y, tras enfundarse el lycra (y alguna chaqueta que hacía falta), se aventuraron a conocer el terreno subiendo Oberalp, que empieza a las afueras de Andermatt.

Mario, el Chef, tras preparar su bicicleta (sí claro, él también daba a los pedales), empezó a preparar la cena mientras llegaban algunos rezagados que hacían el viaje por carretera desde Barcelona.

Finalmente, nos reunimos entorno a la mesa principal, relajados contamos quién somos, a qué nos dedicamos, y por qué estábamos ahí… Es una tradición de ATG que ayuda a poner en el mapa a cada uno y a romper el hielo como grupo. Aprovechamos este momento para entregar unas welcome bags con algunos obsequios de las marcas implicadas en esta edición.

Antes de acostarnos, hacíamos un sync diario con Adriano de @CyclingSwitzerland (ciclista apasionado y un gran conocedor de los puertos Suizos) para repasar la ruta del día siguiente, la previsión meteorológica y las restricciones de tráfico. Sin duda, una gran ayuda.

Dia 1 (ver detalles ruta)

Con los ojos aún entreabiertos, nos reunimos para desayunar todos juntos. Miramos por la ventana y no nos gusta lo que vemos, día lluvioso y gris, típico verano alpino.

Mario preparó barritas de arroz con mango picante (espectaculares) a modo de energy-bar, eso nos ayudaría a pedalear durante los 150 km planeados, llueva o no.

Primer puerto del día y de esta edición: Oberalp Pass, 20.4 km al 4.4%, cota 2.044 m, para abrir boca.

Tras descender con cuidado nos acercamos a Lukmanier Pass/Lucomagno, otros 20 km al 5,2% con su punto de máxima altura a 1.950m. Otro descenso, esta vez de 40 km, los casi 0º y la lluvia nos tuercen las caras, pero las vistas nos la alegran…tras una parada para comer algo y rellenar bidones comprobamos que San Gottardo está cerrado al tráfico rodado, un desprendimiento de nieve nos deja sin el plato fuerte del día, en retrospectiva, con lo empapados que estábamos y con el frío que hacía…. cambiar la mítica ascensión por el tren desde Airolo para volver a casa no fue una mala idea.

Al llegar a casa, Ronald y Vincent, que decidieron recortar el recorrido por precaución por la lluvia, nos habían preparado pancakes al estilo holandés, con queso fundido y azúcar glas, que buen recibimiento…

Caras cansadas, risas y anécdotas durante la cena, ya nos sentimos como en casa, objetivo cumplido. Ahora toca revisar alternativas al recorrido de mañana, el frío ha retrasado el deshielo y las fechas previstas de apertura de puertos, seguimos.

Dia 2 (ver detalles ruta)

Empezamos la jornada algo cansados pero muy animados, el tiempo parece que nos daría tregua y nos respetaría.

Primer plato del día: Furka Pass desde Realp, no obstante sólo podemos ascender 7.5 km, la carretera se halla cortada por el alto riesgo de aludes, nos quedamos sin ver la mítica curva del Hotel Belvedere ¿excusa para volver? 

Descendemos el valle hasta Altdorf, hemos pasado de 2 grados en Furka, a 30 en el valle, después de unos cuantos sprints entre los más competitivos, toca quitarse capas de ropa antes del coloso del día, estamos a los pies del Klausenpass, 24.6 km al 6.1% con cota a casi 2.000 m, el fuerte viento y los 33º, hacen que las largas rampas del 10% se nos atraganten, no obstante, el paisaje merece la pena, enormes y empinados prados salpicados de vacas nos dejan una estampa idílica difícil de olvidar.

Escalonadamente empezamos a bajar, algunos buscando el KOM y otros disfrutando del paisaje, ¡todo es compatible!. Algunos sensatos deciden volver a Andermatt en tren, otros no tienen suficiente y hacen los 34 km de vuelta acumulando otros…. 1.100 m de desnivel, de postre.

Durante la cena se escuchan más risas que nunca, se nota la complicidad que consigue el sufrir juntos, esto va sobre ruedas.

Dia 3 (ver detalles ruta)

!San Gottardo está abierto! Desayunamos con esa buena nueva, se notaba el optimismo. 

Tras el check diario de todas las bicicletas nos dirigimos hacia San Gotardo desde Hospental, 8.6 km al 7.1%, con cota a 2.108 m, el ascenso es irreal, un paisaje casi lunar, nevado y con mucha niebla. El ruido de las cascadas del deshielo se mezcla con las exhalaciones, el cansancio acumulado se nota, pero el premio de la cima nos empuja, nieve, mucha nieve, ¡joder cuanta nieve para ser junio! Desde donde estábamos podíamos ver el siguiente puerto, el paso Tremola, uno de los puertos más antiguos y famosos, vamos allá.

Tras aproximarnos a casi 90km/h (algunos), nos reagrupamos en Airolo a tomar un chocolate caliente antes de subir el que, para muchos, es el puerto más bonito que hemos subido. Interminables curvas de herradura adoquinadas, con paredes de nieve mermada por los primeros rayos de verano. Solo quedaban los últimos piques entre valles, con el tren cremallera en paralelo hacia el campamento base, sentimientos encontrados.. esto se acaba.

Después de un corto paseo por Andermatt, nos agrupamos de nuevo a cenar todos juntos, momento de recopilar algunos de los momentos vividos, comentar la experiencia, agradecimientos y algún emocionado. Nos reconfortó especialmente el agradecimiento de Ronald, un aventurero que ha participado en multitud de experiencias ciclistas por todo el mundo y que destacó lo cómodo que se sintió en ATG 3 (¡gracias Ronald!).

Extra ball (día 4) (ver detalles ruta)

Como ya es tradición, los que el regreso a casa se lo permitía, disfrutaron de una salida extra, una pequeña ruta por un estrecho valle que nos conduciría hacia el lago Göscheneralpsee Staudamm con unos escuetos 36 km desde casa pero con 1.400m de desnivel. Una salida corta pero intensa, un souvenir perfecto para recordar, más si cabe, la experiencia de esos días en Suiza.

Retrospectiva

El balance de ATG 3 no puede ser mejor, como comentábamos, el trabajo y planificación es muy grande pero el retorno es excepcional, la satisfacción de los participantes, el apoyo de las marcas y la repercusión cada vez mayor de esta aventura nos empujan a pensar desde YA en la próxima edición.

Agradecer a todas las marcas y entidades involucradas en esta edición la confianza y el apoyo recibido: Suiza Turismo, Bastion Cycles, The Service Course, Velodrom Barcelona, Relber Cycling, SRAM, Tan Line, Alcor Cycles, Komoot, Madform, NVCR Studio, Last Leaders y, como no, Brazo de Hierro Photography.