Click here to switch to English

Iniciando la temporada con el Canyon dhb p/b Soreen

Es enero en Mallorca y los ciclistas aún no han comenzado a competir, pero todos ellos están ansiosos por ver si los números que han sacado durante sus últimas semanas de entrenamiento son recompensados, o si el resto de competidores ha entrenado más duro o de una forma más inteligente que ellos. Este conjunto de carreras no es uno de los grandes objetivos de la temporada para ninguno de los participantes, pero representa una gran oportunidad para mostrar al público que pueden rendir al más alto nivel con sus nuevos colores y compañeros de equipo. En la Challenge Ciclista Mallorca encontrarás varios equipos WorldTeam que participan sin la presión a la que son sometidos en otras carreras, algunos conjuntos ProTeam deseosos de demostrar que pueden igualar el nivel de algunos de los mejores ciclistas del mundo, e incluso equipos de categoría Continental que quieren seguir progresando con la intención de reducir en un futuro no muy lejano su desventaja en cuanto a nivel deportivo y presupuesto económico.

En el primer día de carrera, la mayoría de equipos presentes en la línea de salida de la pequeña localidad de Ses Salines comenzaban a prepararse en silencio, sin distracciones y con caras series, como si se tratara de los momentos previos a la etapa reina del Tour de Francia. “No tiene sentido estresarse o estar serio antes de la salida ya que nadie sabe qué va a pasar, así que no hay necesidad de entrar en pánico” dijo Hennessy, ciclista del equipo Canyon dhb p/b Soreen

Ellos se preparaban tranquilamente en un lado de la carretera, escuchando música y mentalizándose sobre lo que estaba por venir pero de una forma más relajada. Todos ellos conocían ya cada detalle del recorrido, ya que en días previos habían realizado una vuelta de reconocimiento y una sesión informativa donde comentaron las dificultades técnicas del trazado. En este encuentro, las caras nuevas de esta presente temporada ya se involucraron en el análisis de la carrera, aportando la experiencia adquirida en otros equipos o advirtiendo sobre algo que el resto no se había dado cuenta.

Como cualquier equipo pequeño, Canyon dhb p/b Soreen quiso colocar a uno de sus corredores en la escapada inicial y, en caso de no conseguirlo, buscar el mejor resultado posible en el probable sprint final. El plan pareció funcionar, ya que Alex Colman logró infiltrarse en el ataque inicial formado por siete corredores, pero los equipos punteros no estaban contentos con el grupo formado y los cazaron de nuevo. Fue entonces momento de proteger al sprinter del equipo, pero un pinchazo y una posterior caída justo tras lograr volver al frente del pelotón arruinaron la estrategia establecida. Podría haber sido peor, ya que el año pasado en la misma carrera el equipo acabó con cinco corredores en el suelo y dos bicis rotas. 

Vivir en primera persona cómo toda la planificación y estrategia confeccionada durante los días anteriores se desmoronaba en un instante no fue algo fácil de digerir, pero la positividad y calma mostrada por cada uno de los integrantes relativizaron las desgracias ocurridas. Por ejemplo, cuando la escapada inicial no prosperó, varios miembros del equipo se pusieron en contacto a través de la radio del equipo para transmitir ánimos al ciclista que intentó estar presente en la fuga del día. Varios kilómetros más tarde, él mismo se acercó hasta el coche del equipo para explicar al director deportivo lo ocurrido, visiblemente impotente tras no lograr su objetivo en la carrera pero satisfecho y sonriente al dirigirse de nuevo a cola del pelotón tras la conversación mantenida.

Pudimos presenciar esto y el resto del día en la vida de un equipo de ciclismo gracias a Hunt, el sponsor de ruedas del equipo Canyon dhb p/b Soreen. Ambas partes han estado juntas durante las últimas cuatro temporadas y se conocen perfectamente, como se refleja en la confianza que Tim Elverson y Simon Holt, el propietario del equipo y el director deportivo, respectivamente, tienen en los representantes de la marca que vinieron a Mallorca. No es una relación distante como en otros contratos de patrocinio; en este caso, los corredores son una parte esencial del proceso de investigación y desarrollo de nuevas ruedas, lo que ayuda a la empresa británica a seguir progresando hacia lo que ya es una brillante futuro para ellos, con productos que sobresalen en su categoría y rinden mejor que algunas de las marcas más conocidas del mercado, como ellos mismos muestran en la documentación técnica que acompaña al lanzamiento de su nueva gama, las ruedas Aerodynamicist.

Cuando el equipo volvió al hotel, las tareas de los soigneurs cambiaron y, en vez de encargarse de la nutrición antes, durante y después de la carrera, era ahora momento de ayudar a los ciclistas a recuperar lo antes posible gracias a sus masajes. Al mismo tiempo, el mecánico, que durante la carrera estaba dentro del coche del equipo por si alguno de los ciclistas tenía un problema con su bicicleta, comenzó a limpiar todo el equipamiento, algo que se extendería hasta bien entrada la noche.

Una vez más era momento de comentar la carrera del siguiente día, y tras ello todos los miembros se dirigieron al buffet del hotel, donde los corredores de varios equipos se encontraban para continuar reponiendo las reservas de glucógeno con carbohidratos y más carbohidratos. A diferencia de lo que mucha gente piensa, no había nadie pesando su comida ni inspeccionando la información nutricional de cualquier alimento que metían en su boca. No era momento de restringir el consumo calórico y cualquier cosa que comieran sería quemada el siguiente día, así que el comedor parecía el escenario de un concurso sobre qué ciclista era capaz de poner más comida en un solo plato.

La Challenge Ciclista Mallorca está compuesta por cuatro carreras de un día que tienen lugar durante cuatro días consecutivos pero no comparten una clasificación general común, por lo que algunos corredores participan en la totalidad de ellas o solo algunas. Se podía saber a primera vista quién descansaba ese día ya que acudían más tarde a desayunar y, en vez de hablar con sus compañeros sobre tácticas en carrera, planificaban el día de recuperación que tenían por delante.

Los “desafortunados” en cambio tenían que asegurarse de tener todo listo en los momentos previos a la competición aunque, con la ayuda de los soigneurs que les esperaban, todo era más fácil. Fue en este momento que las manías y obsesiones por el detalle de determinados corredores se hizo notar; Max Stedman revisó no una sino dos veces los puentes de freno de su bici, y Callum Macleod, que olvidó su GPS, cubrió el soporte del manillar con cinta americana para evitar cualquier distracción. Es también curioso el amuleto de madera que el joven ciclista nacido en el año 2000 lleva en el interior de su casco y que luce desde hace muchos años.

Nosotros nos marchamos el sábado por la tarde, pero al equipo aún le quedaba la disputa del último trofeo. A lo largo de los cuatros días, el equipo consiguió un puñado de puntos UCI para fortalecer sus esperanzas de convertirse en un equipo ProTeam en 2021, lo que les colocaría como el único equipo británico en la categoría.

Competir tan pronto en la temporada y frente a algunos de los mejores conjuntos del mundo fue óptimo para Canyon dhb p/b Soreen para ver dónde está el nivel del equipo. En el Reino Unido no hay demasiadas carreras que se ajusten a las características de escaladores como Max Stedman o Dan Person, así que era importante estar presentes para llevar a cabo las primeras pruebas. “El año pasado en esta carrera me puse enfermo así que no fue para nada un buen inicio”, dijo Max.

Como señalaron varios de ellos, en 2019 se vieron superados por el nivel presente aquí en Mallorca, pero con el paso del tiempo llegaron los buenos resultados. La invitación obtenida el año pasado les sorprendió, ya que era uno de sus primeros años como equipo Continental, pero el dominio del equipo en las competiciones locales como las Tour Series, National Road Series o National Circuit Series, junto con el buen rendimiento en carreras por etapas y de un día alrededor del mundo (principalmente Bélgica y Francia pero también China) justificó debidamente esta segunda invitación. Las carreras de la Challenge Ciclista Mallorca no son uno de los grandes objetivos del equipo, al igual que el Tour de Antalya que tiene lugar en un par de semanas y en el que el equipo participará por primera vez. Son carreras importantes para darse a conocer y probar cosas nuevas, pero en febrero aún hay muchos ciclistas pendientes de debutar, como indicaron algunos. Parte del equipo, incluyendo al nuevo fichaje Jerome Baugnies, estarán en su mejor momento de forma entre marzo y abril, un periodo con gran cantidad de eventos en el continente europeo. El ciclista belga que procede del equipo Wanty – Gobert ya ha mostrado su experiencia por ejemplo al comunicarse con sus compañeros por la radio o guiándoles a través del pelotón, y sus buenos resultados en estas primeras carreras del año le dan mucha confianza en este nuevo comienzo en el equipo británico. El otro gran fichaje de la temporada es el sprinter australiano Brenton Jones, que llegará a Europa a finales de febrero tras pasar la primera parte del año en Australia. Además de ayudar al equipo con sus victorias individuales en carreras de un día como tantas veces ha logrado estos años, una de sus principales tareas es hacer de mentor de gente como Matthew Bostock, el joven talento que quiere cambiar su mentalidad centrada en las competiciones domésticas a una más enfocada a carreras UCI.

Los distintos trofeos de la Challenge Ciclista Mallorca fueron las primeras carreras de categoría .1 o superior en las que el equipo estará presente esta temporada, en la que un 80% del calendario ya está establecido. La reciente creación del calendario de eventos “ProSeries” ha dificultado el proceso de obtener invitaciones para varias de las carreras en las que el equipo tenía intención de competir, pero Canyon dhb p/b Soreen está contento y excitado con la temporada que tienen por delante. “Espero con ansias todas las carreras; yo no soy de los que se ponen límites a lo que pueden o no pueden hacer, y disfruto compitiendo y sufriendo”, dijo Jake Scott, otra de las nuevas incorporaciones. Este es el tipo de compromiso que se deja ver en cada uno de los corredores, y lo que creará la fórmula del éxito para esta presente temporada y las muchas que quedan por venir.

Fotos de: Toni de la Torre