Cruzando Estados Unidos con Sergio de Arrola

EE.UU. de punta a punta, 5.000 Km, 48 días, una mochila con una Leica M6 y una Hasselblad 500 y todo sobre una bicicleta. Millones de rostros, paisajes y un sin fin de historias que contar. Esto es lo que un día Sergio de Arrola se respondió a si mismo con un… ¿Porque no?

Lo conocimos en el último Cyclo Cultura en Barcelona y nos pareció un personaje de lo más interesante, tanto, que no hemos querido perder la ocasión de entrevistarlo y conocerlo un poco más. Aquí os dejamos el resultado:

1. Si te pararas frente a un espejo, ¿cómo te presentarías a ti mismo?

Me llamo Sergio de Arrola, soy fotógrafo y de Madrid. Como muchos de los que leerán esto, me re-aficioné a las bicis con el piñón fijo hacer ya unos años. Luego, a base de hacer kilómetros me he convertido en ciclista de carretera y más concretamente me gusta hacer viajes largos en mi bici.

2. ¿Cuál es tu relación con el mundo de la bicicleta, y como se te ocurrió esta gran aventura?

Mi relación con el mundo de la bici es totalmente amateur. Para mí la bici es mi modo de transporte. Es mi vía de escape y a la vez un canal de conexión increíble con el mundo en el que vivo. Sé que todo esto suena muy hippie, pero es difícil definir mi relación con la bici.

Hace unos meses me plantee hacer un viaje largo en bicicleta y EE.UU. siempre me ha atraído mucho, así que dicho y hecho. Allí me planté, con poco más que una libreta con unas etapas escritas a boli, unas alforjas y el material que yo creía necesario para una ruta de este tipo. No se cómo lo hice, pero conseguí cumplir los 48 días que me había planteado cuando miré la ruta en Google Maps en Madrid.

3. ¿Cuál fue la reacción de los más cercanos a ti después de contarles lo que te proponías a hacer?

Mi madre fue la que me animo a cruzarme el país en bici. Sorprendentemente me lo propuso en una comida familiar y automáticamente empecé a planear el viaje.

En primer lugar la reacción de la gente fue de sorpresa y creo que de cierta desconfianza. Según fueron viendo que iba cumpliendo etapas, vía Instagram, supongo que se lo fueron creyendo. A mi realmente me pasó lo mismo. Creo que no me lo empecé a creer hasta que llegué al punto geográfico medio de EE.UU. Esa noche estaba que me subía por las paredes de alegría. A la mañana siguiente, el clima me dio una lección y amaneció totalmente nevado. Así que después de eso no me lo creí hasta que llegué a mi destino en Los Angeles. Dicen que no hay que cantar victoria hasta el final. Lección aprendida.

4. ¿Puedes contarnos como fue tu viaje? Momentos buenos/malos, lo que más te impactó y lo que siempre quedara grabado en tus retinas.

Mi viaje en general fue muy bien. Como ya he contado, tuve de todo. Me hizo mucho sol, me llovió como nunca me ha llovido e incluso me nevó fuertemente un par de días. Aunque lo peor es el viento. El viento es lo que te mella la moral. Pedalear solo contra el viento y además cargado con unas alforjas es desesperante. Otra cosa que he aprendido en este viaje, es que para recorrer muchos kilómetros es más importante una buena cabeza que dos piernas musculadas.

Siempre quedarán grabados en mi memoria los atardeceres en Colorado, la tranquilidad de los moteles y las llanuras de Kansas.

5. ¿Nos puedes hablar de “Rolling Habits”?

Rolling Habits en principio era solo el nombre de un blog de fotos y se ha convertido en una especie de alter ego. Más adelante, me compré una impresora, y empecé a empapelar con mis fotos las paredes de mi ciudad, las casas de mis amigos y todos los sitios en los que me dejaban. Así que continué utilizando el nombre para esto también.

Después del viaje de EE.UU., me estaba planteando el título del libro y todo el mundo me recomendaba que lo titulara Rolling Habits, así que les hice caso.

Rolling Habits es Sergio de Arrola y Sergio de Arrola es Rolling Habits. Enrollo muchas cosas a lo largo del día, como carretes, papel, ruedas y alguna que otra cosa más.

6. ¿Cómo definirías el estilo de fotografía que haces, y en que te fijas cuando disparas tu cámara?

El estilo de foto que me gusta hacer es documental y costumbrista. Me gusta retratar gente en sus entornos habituales, objetos comunes y paisajes que me dicen algo.

Mis retratos me gusta plantearlos de una manera directa. Me gusta el voyeurismo, pero no lo practico mucho. Prefiero entablar una conversación y después hacer la foto. Ese suele ser mi modus operandi.

7. Después de tu aventura, ¿nos podrías dar algunos consejos de lo que no te puede faltar en un viaje como este?

Al empezar el viaje me planteé ir lo más ligero posible. La verdad es que creo que lo conseguí. Llevaba un par de mudas de bici y una sola ropa de calle. El inconveniente  es que vas vestido de la misma forma casi 50 días y que tienes que hacer la colada vestido de bici o desnudo, pero luego se agradece cada pedaleada que das.

Cosas útiles para un viaje así: un Garmin (además de no perderte, te entretienes haciéndote tus medias, tus vueltas y tus mandangas), una red de motero para encima de las alforjas (muy útil para ir guardando la chaqueta que te da calor, la fruta que acabas de comprar o cualquier cosa que no te quepa en la bolsa), pulpos y una braga de cuello (útil con calor y con frío…no sé qué hubiera hecho si él).

8. ¿Cuáles son tus futuros proyectos y el destino para tu próxima aventura?

Espero seguir viajando en mi bici y disparando fotos.  Me estoy planteando un viaje largo por África para el año que viene. Esta vez en una bici de ciclocross. Lo que sí que me gustaría es poder tener patrocinio de bici, material y algo para las dietas. Aunque lo que más deseo es poder editar un libro a la vuelta de cada gran viaje ciclista.

9. Una pequeña frase que exprese vuestra pasión por el ciclismo…

Haz del transporte un deporte.

10. Gracias a…

Le daría las gracias a EE.UU. por ser tan grande y bella. A toda la gente que me he encontrado en el camino. A Bárbara por hacerme cada día más feliz. A mis amigos del Gorila Coworking por aguantarme cada día y por darme café. A mis padres y mis hermanos por apoyarme en todas mis locuras. A todos mis amigo de Barcelona y Madrid por ayudarme a ser quien soy. A Dosnoventa por ser gente tan maja. A Pablo de Kapelmuur por ser la tienda de mi barrio. A Pablo, Stefan y toda la gente de RAW Cycling Mag por esta entrevista y por ser tan buena gente. Y a todos los que me han ayudado, me ayudan o me ayudarán.

Más información en:
http://www.sergiodearrola.com/