Hace escasas semanas se celebró la primera edición de Grinduro en Europa, sin duda, uno de los eventos de referencia a nivel mundial en cuanto a gravel se refiere.

Para su desembarco en el continente escogieron a Escocia como país para llevar a cabo la carrera, un terreno húmedo, repleto de naturaleza y paisajes alucinantes que no dejarían a nadie descontento.

Por nuestra parte, tuvimos la ocasión de contar con la asistencia de Marcel Batlle, diseñador gráfico, enfermo por las dos ruedas y colaborador de RAW Cycling Magazine, y nos ha contado su experiencia por este gran evento.

¿Cómo describirías con tus palabras que es Grinduro?

Barro, Lluvia, Risas, Barro, más barro y para finalizar más Barro…ja, ja, ja, ja… Ahora en serio, sonará típico y tópico, pero creo que para mí ha sido uno de los días que mejor me lo he pasado compitiendo. No solo por el paisaje y los caminos (tan diferentes a lo que estoy acostumbrado) sino también porque el formato es un gran acierto. No es solo una carrera si no que es un fin de semana en el que pasan muchas cosas.

Háblanos un poco sobre el formato de la carrera (funcionamiento, número de participantes, etc.) ¿Quién hay detrás de Grinduro?

La Grinduro es una carrera atípica de gravel. El formato se parece más a una carrera de enduro, donde hay tramos neutralizados de enlace y tramos cronometrados. En esta ocasión, constaba de 4 tramos cronometrados, (una crono en subida de unos 7km, un descenso muy técnico debido a la gran cantidad de barro y raíces, un tramo muy rodador que acaba con una subida muy suave, y para finalizar una subida corta pero muy dura). Todo esto separado entre la mañana y la tarde, con paradas obligatorias y donde tienes la opción de ponerte fino comiendo. Lo bueno de tener tramos neutralizados es que puedes ir con los amigos con los que normalmente en otra carrera no podrías porque vais a ritmos muy diferentes.

En esta ocasión fui con Marc Gasch, el fotógrafo del equipo Xpdtn3 del cual formo parte y gracias al formato podíamos ir parando y haciendo fotos en los tramos neutralizados, sin penalizar la experiencia de la carrera.

Detrás de la Grinduro está principalmente Giro y luego hay sponsors secundarios como Fabric u otros. Sin duda, es la carrera de bicis donde la imagen está más cuidada (sé que yo le doy especial importancia porque soy diseñador, pero realmente es importante). Por primera vez me hubiera comprado todo el merchandising, desde las zapatillas Giro de color lila pasando por parches, botellines, guantes y alguna freakada más. Otra cosa que me encanta de la Grinduro son los premios. ¡Desde la primera edición ya me tenían el corazón robado! Son 3 sillines Fabric con la imagen de la Grinduro, uno bronce, otro plata y obviamente el dorado. Y tuve la “suerte” de clasificarme y hacerme con uno de ellos. Otra cosa que me encantó fue ver a los jefazos de Giro currando como uno más, entregando dorsales, repartiendo comida o mojándose animando debajo de la lluvia. Este tipo de cosas son importantes y los americanos lo cuidan mucho. Lo hacen muy bien, cuidan los detalles y la organización es impecable y en ese sentido, tenemos que aprender mucho de ellos.

El terreno y las condiciones climatológicas de un país como Escocia, entendemos que debe añadir un punto de dureza en el terreno… ¿qué tal ha sido? ¿muchos abandonos?

La dureza la puso el barro. Llovía mucho, pero por suerte para nosotros no hacia demasiado frio. Además, acertamos con las ruedas 3T 650 y cubiertas 2.0 tubeless de Wilderness con mucho taco. Abandonos ha habido pocos ya que al haber zonas neutralizadas los tiempos de corte son más que asumibles para cualquier persona que haya pedaleado alguna vez en su vida, así que los abandonos se debían más a problemas mecánicos que no físicos. Ya sabéis que el barro hace trizas cualquier bicicleta, y aunque había varios puntos de reparación mecánica hay cosas que son insalvables. El track debía ser duro a juzgar por la cara de los demás participantes ja, ja, ja, pero a mí me pareció tan bonito que no me enteré demasiado de la dureza. Los tramos neutralizados te dan mucha vida y da tiempo de recuperarte. Al final yo estuve “compitiendo” unos 30 minutos… así que no es nada descabellado.

Es el primer año que el evento apuesta por hacer una edición fuera de los EEUU, ¿qué tal ha sido el feedback de la gente?

Después de 3 ediciones en California han decidido traerla a Europa y la gente está más que encantada. La localización tampoco era fácil, aunque era parte de la gracia. Arriesgaron con eso, se celebró en la isla de Arrán, en Escocia donde solo se puede acceder con ferry pocas veces al día. Una isla increíblemente verde y con unos paisajes brutales que solo pudimos ver el día antes y el día después de la carrera ya que el día D ¡parecía el fin del mundo! Ja, ja, ja, ja.

La organización supongo que esperaba un poco más de asistencia, ya que en Estados Unidos acuden unas 800 personas y aquí no llegaron a las 250. De todas formas, el feedback de la gente ha sido muy positivo.

Cuando hablan de Grinduro también hablan sobre una fiesta de ciclismo, buena comida y arte con exposiciones de frame-builders, etc. ¿Qué te ha parecido en conjunto?

A mí me ha encantado y no me canso de repetir que el formato que proponen durante todo el fin de semana es genial. La gente dice que está lejos de lo que montan en California, pero yo quede más que satisfecho con lo que montaron en Escocia. En el concurso de framebuilders Donhou, Feather… la gente también participa en la votación y al ganador lo invitan a la Grinduro California.

La comida muy buena, variada y con opciones veganas y sin gluten. También había exposiciones de algunas marcas, talleres para aprender a soldar por parte de “The bicycle academy” (te soldabas tu propio llavero con el logo de la Grinduro) y la traca final fue el concierto que montan después de la entrega de premios. Todo esto rodeado de auténticos freaks de las bicis, y del acero. Una gran parte de ellos nos miraban de reojo cuando aparecimos con nuestras bicis de carbono.

¿Qué opinas de que hayan considerado Grinduro como mejor evento ciclista del año? ¿Cuál sería tu valoración?

No sabía este dato, pero para mí podría serlo. Aunque probablemente se refieren a la de California. Lo que está claro es que se ha convertido en LA CARRERA en el mundo del gravel. Igual que los carreteros han de hacer la Marmotte alguna vez en su vida y los Mountain bikers han de hacer la Cape Epic, la meca del gravel sin duda es la Grinduro. No me extrañaría nada que empezaran a montar varias Grinduros en lugares donde el gravel es una gran opción. De todas formas, me he quedado con ganas de ir a la de California. Ahora toca ahorrar un poco y nos vemos por tierras americanas.

Author: Toni & Marcel
Photographer: Marc Gasch (@marcgasch), Grinduro Archives
Translater: Sandrine