Nunca es fácil empezar un artículo como este, no quisimos realizar las típicas preguntas sobre el viaje, los kilómetros recorridos y los momentos más destacados. Hacía falta mucho más que todo eso.

Sinceramente, cuando estuvimos hablando con Mario Cranks y James Aukerman, tuvimos la oportunidad de conocer el lado más puro y genuino del proyecto de The Roosters, algo hecho por pura pasión y a todo corazón.

Después de una hora y pico de charla con ellos, la cantidad de información que teníamos para procesar era enorme y las anécdotas sobre el viaje interminables pero, si algo es evidente, es el significado de lo que hacen estos chicos. No se trata de cuanta distancia recorren o cuanto desnivel acumulan, estos 5 jinetes hacen lo que hacen por auténtico disfrute, viviendo cada KM como un único grupo, como una familia, disfrutando juntos en los momentos de euforia y sufriendo y gestionando en los momentos difíciles y de tensión que, en semejante aventura, seguro que no han faltado.

También pudimos ver como un proyecto de este tamaño no se limita solo a pedalear por sitios idílicos y vivir grandes experiencias, hay meses de trabajo detrás montando el viaje, preparar rutas, entrenando horas y horas, buscando patrocinadores como locos, organizando el equipo necesario, y muchas otras cosas más que, seguramente, no conozcamos.

Hablar con ellos nos ha dejado una mezcla de buen rollo, admiración, y toneladas de envidia ciclista de la buena.

¿Por qué Japón? Pregunta básica, pero necesaria.

“Fue un poco una revelación. Al principio no nos interesaba demasiado el país, fueron varios factores los que nos hicieron decidirnos, uno de ellos, fue la Japanese Odissey que nos sirvió de inspiración para descubrir más sobre este maravilloso sitio y ver las posibilidades en cuanto a rutas.

Las ideas a veces nacen así, y empezando a investigar nos enamoramos de Japón, de su gente, de los paisajes, también de tener la posibilidad de viajar a un país donde la cultura ciclista es puramente basada en el Keirin y en el ciclismo urbano.

Nos cruzamos con la posibilidad de ir a Japón y, pese a que teníamos otras opciones, pensamos: Ya que hacemos un viaje, que sea algo a lo grande.”

Lo que hemos visto hasta ahora es cojonudo, no vemos la hora de ver más…

“Nuestra intención es de cuidar el proyecto The Roosters al máximo. Intentamos hacer las cosas bien  y eso lleva su tiempo. Queremos presentar nuestra aventura en varios medios de comunicación de calidad, como lo sois vosotros. En el próximo Cyclo Cultura presentaremos un primer teaser, y también explicaremos más sobre nuestra aventura japonesa, y para finales de este año sacaremos a la luz el documental oficial del viaje.”

La esencia de The Roosters son el macarreo y los viajes a la aventura pero, hubo un momento en el que esa identidad que os representaba se difuminó un poco… Sin embargo, con esta última aventura nos da la sensación que habéis recuperado esa marca de la casa y habéis vuelto a los orígenes. ¿Qué opináis al respecto?

“A menudo pasa que en los grupos hay unos que tiran para un lado y otros para otro pero, simplemente fue algo entre nosotros, nos miramos y decidimos dar un paso atrás y recuperar nuestra auténtica esencia. Montamos un gran proyecto con sponsors que realmente veamos reflejados nuestros valores, coherentes con nuestra actitud y con el mundo del piñón fijo, como siempre hemos hecho.

Japón, en algunos aspectos, ha sido algo mucho más organizado que los viajes anteriores, pero también ha sido mucho más salvaje, dormir a la intemperie, en campos de baseball, pasando los días con un presupuesto justo para tirar y muchos kilómetros por recorrer.”

¿Momentos duros o episodios que nos queráis contar?

“Vivir toda la aventura con tiendas de montaña ha sido algo increíble, sin duda, a nivel físico y psicológico ha sido muy duro. Una cosa es vivir un día jodido en bicicleta y llegar a un hostal donde puedes ducharte, comer y descansar bien. Esa sensación de no descansar y saber que te quedan muchos días como ese por delante ha sido realmente duro”.

“El clima fue algo brutal, porque en todos lados leímos que nos encontraríamos un clima más bien tropical y, en realidad, encontramos la mayoría de veces un frío importante y, sin duda, la lluvia y la humedad. Tener que envolvernos en papel de periódico para dormir y levantarse súper mojados, no ha sido fácil.

Nuestro presupuesto era muy ajustado entonces en muy pocas ocasiones nos paramos a comer en restaurantes. Teníamos que comer lo que necesitábamos para aguantar el día en bici, muchas veces boles de arroz enormes… je, je, je.”

¿Lugares que se os han quedado grabados en la mente?

Jaime: “A Nacho Tapia seguramente han sido los supermercados. Con una media de una hora haciendo fotos por cada supermercado…ja, ja, ja. Bromas aparte, es realmente de otro planeta.

Mario: “Para mi uno de los que destacaría fue la isla de Shikoku. Carreteras de un metro y medio de ancho, sin tráfico, serpenteando por la montaña, sin referencia, en el medio de la nada, con un silencio impresionante. Alucinante.

Seguramente también toda la última semana que fue la más intensa culminando con el monte Aso, donde todo el mundo nos avisaba que era muy peligroso, y en algún momento piensas que estas metido por ahí con una bici y te preguntas si te la estás jugando demasiado.”

Jaime: “Con el monte Aso bueno, yo ya tenía una obsesión. Tenía una foto del Monte de fondo de pantalla del móvil desde hace 8 meses y cada noche, cuando volvía de entrenar, y después de luchar para tener sponsors, pegarte horas para que el proyecto salga adelante, miraba esa foto pensando en que llegara ese momento. Poder subir al monte Aso, en una situación en la cual 15 días antes hubo un terremoto y había cortes en la carretera, y militares a los lados de la carretera… fue algo muy épico.”

Durante todo el viaje fuisteis conociendo a gente que pasaron a formar parte del recuerdo de esta aventura. Habladnos de ellos.

“Seguro que uno de los números uno Junpei, al que nosotros rebautizamos como Juan-pei. El contacto fue un golazo de Nacho Tapia que contacto con él vía Instagram. Resulta que dimos con el personaje adecuado. Se dedica a recibir gente ciclista que viaja a Japón, y básicamente nos ayudó un montón en nuestra llegada y nuestras primeras incursiones en Tokyo.

Su casa no tiene llaves y es un espacio donde albergan varios ciclistas de varias nacionalidades. El primer día una crew de 10 personas vino a recibirnos en la estación, nos ayudó a montar las bicis y maletas y luego nos fuimos de fiesta. La verdad que toda la gente que hemos conocido en el ambiente de la bici nos ha solucionado la vida, la barrera del idioma es muy grande y hasta las cosas más básicas, pueden ser complicadas.”

“Otro grande es sin duda el dueño de Fat Wrench Cycles, que estuvo en España durante un tiempo, y sentía que tenía una deuda con todo los españoles por lo bien que lo habían tratado aquí, así que se volcó con nosotros y nos ayudó muchísimo.”

“Taku es un mensajero que nos llevó por el centro de Tokio de ruta, ¡un puro animal! 20 minutos rodando por la ciudad a 40 por hora y sin detenernos en un solo semáforo…”

No todo el mundo puede decir que ha conocido a los chicos de Macaframa y ha rodado en un Velódromo con estrellas del Keirin en un mismo viaje.

Realmente fue el hilo conductor de todo el viaje, llegar a un sitio, querer hacer una cosa, decepcionarte por no poder y que de repente, de un giro todo y finalmente la suerte se ponga a tu favor. ¡Increíble!

KEIRIN: “Al Keirin fuimos con la intención de ver cómo era y quizás poder entrar al velo a echar un vistazo. Llegamos y entramos con toda la ilusión, de repente vino un responsable que nos dijo que nos teníamos que marchar. Todos decepcionados nos fuimos, estábamos fuera del velódromo, hablando sobre lo que hacer y al momento se nos acerca el entrenador preguntando quiénes éramos, porque fuimos a visitar el velo y que hacíamos en Japón.

Resulta que le gustó nuestra aventura y nos dijo de volver a entrar, nos dio un muñequito de Keirin a cada uno y nos hizo pasar a los vestuarios, donde estaban todas las bicis y los atletas… ¡nosotros estábamos flipando!

Al rato de estar dentro y charlando un poco, nos ofrecieron la posibilidad de rodar con ellos. Fue brutal ver cómo la gente reconocía nuestro respeto y admiración hacia algo que realmente nos gusta, nos aceptaba y ayudaba en todo.”

MACAFRAMA: “Con Macaframa también fue una buena carambola. Estábamos en Osaka bebiendo latas fuera de Brotures Osaka hablando con la gente y de repente llega Massan y se presenta, como si nada… y nos dijo -venga veniros para arriba- Estuvimos en la tienda hablando con ellos, pillado una buena borrachera. Les contamos nuestra aventura e intercambiando historias. ¡Una pasada!

El grupo. La convivencia en un viaje como este siempre es un factor clave. Contadnos como fue durante vuestra estancia en Japón.

“Momentos de tensión en un viaje así, siempre hay, por cansancio, agotamiento, por hambre… y una parte muy dura es la convivencia.

No ha llegado a haber momentos muy complicados, pero si hay momentos de roce, es inevitable. Pero también esos momentos se terminan ahí, esto lo tenemos muy muy claro todos. En el momento que hay una discusión, nunca trasciende más de los que es la mera discusión. Aunque sepas que hay una discusión y alguien se descuelga, muchas veces es la persona que se ha discutido quién viene a buscar tu rueda. Es de esa forma que se demuestra la unión que hay en un grupo, no es que esto se puede hacer con todos, la verdad que si decimos que somos familia es por algo, y es por algo que somos nosotros cinco.”

Gracias a…

“Queríamos agradecer a todsas las personas que nos cruzamos durante nuestro viaje y que nos ayudaron mucho, a todos los sponsors y, en especial, agradecer a Miguel Gatoo, Aitor y Lino, su paciencia y ayuda durante el viaje, sin ellos ¡esto no habría salido adelante!”

· · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · · ·

この場をお借りして、今回の旅でお世話になった皆様、スポンサーの企業様、特に、ミゲル・ガト、アイトール、リノのお三方のご厚意、ご支援に心より感謝いたしま。
お三方に旅行中には大変お世話になりました。今回の旅は皆様のご支援なくしては決して達成することができませんでした。重ねて御礼申し上げます。

Detalles ruta:

Día 1: Niigata – Kashiwazaki (85,3 km / 281 m)
Día 2: Kashiwazaki – Itoigawa (84,6 km / 1.432 m)
Día 3: Itoigawa – Higashi (96,6 km / 1.098 m)
Día 4: Higashi – Shirakawa go (83,2 km / 2.087 m)
Día 5: Shirakawa go – Gujo (80,5 km / 1.855 m)
Día 6: Gujo – Ogaki (78,6 km / 1.185 m)
Día 7: Ogaki – Hikone (30 km + Policía / 315 m)
Día 8: Kyoto ride (42,8 km / 301 m)
Día 9: Kyoto – Nara (51,2 km / 560 m)
Día 10: Nara – Osaka (45,9 km / 484 m)
Día 11: Osaka Ride (26,3 km / 271 m)
Día 12: Takamatsu (50 km – ?? m)
Día 13: Nihama (120 km / 1.900 m)
Día 14: Nihama – Yawatahama (120,5 km / 1.700 m)
Día 15: Beppu- Ubuyama (72,3 km / 2.349 m)
Día 16: Ubuyama – Mnt. Aso (36,5 km / 763 m)

Patrocinadores:

OakleySantafixie, MadCity Rides, La Bicicleta Café, Arregui Velázquez, W·A·U, Taidai, Endless, Columbus Bicycle Technology, Cinelli, EssaxBelmez Face

Author: Stefano, Toni
Photographer: Mario Cranks
Translater: Sandrine