Click here to switch to English

Arrueda Cycling Team: un maratón de carreras de CX por Navidad

El calendario de carreras de ciclocross se concentra en poco más de dos meses, por lo que es habitual para un corredor pasar el invierno compitiendo semana tras semana. Sin embargo, los miembros del Arrueda Cycling Team fueron un paso más allá y, durante el periodo navideño, completaron nueve carreras en apenas quince días.

Este maratón competitivo fue consumado por únicamente cuatro ciclistas. Además de Sara Cueto y Mario Junquera, los neerlandeses Mathieu Van der Poel y Aniek van Alphen fueron los profesionales que completaron la hazaña.

Pese a que la duración de cada carrera es cercana a la hora, la intensidad requerida para cada una conlleva un aumento de la fatiga al enlazar dos o tres seguidas. ¡Y qué decir de nueve! No obstante, en una temporada en la que los deportistas han pasado de confeccionar su calendario en base a sus prioridades a hacer lo posible con tal de sumar un día de carreras más, muchos hubieran deseado estar en la posición de Sara y Mario.

En búsqueda de ritmo de competición

El conjunto español de ciclocross es un habitual en las competiciones del más alto nivel ya que, además de competir en el calendario nacional, buscan medirse con los líderes del ranking mundial y poder enlazar varias carreras en un reducido periodo de tiempo. Esta temporada solamente se han llevado a cabo tres carreras UCI en España, lo que ha acentuado la necesidad de viajar al extranjero para competir en el mayor número de ocasiones posible.

La temporada 2020 – 2021 ha sido la tercera ocasión en la que el equipo ha pasado las navidades íntegramente compitiendo en Bélgica, en lugar de desplazarse hasta la carrera cada semana desde Asturias, donde residen. “Alojándonos en Lier el trayecto más largo fue hasta Bredene, que al final es la misma distancia que para llegar a la carrera que nos queda más cerca en España” – comenta Luis Junquera, mecánico, manager del equipo y anteriormente ciclista de piñón fijo a nivel internacional. Se concentran varias carreras en un corto periodo de tiempo, y realmente justifican los gastos que una inversión de este tipo conlleva.

Mario Junquera está más que habituado a esta forma alternativa de acabar el año, ya que desde los 16 años ha competido cada invierno en alguna carrera en Bélgica o Países Bajos. En su segunda temporada como élite, “Canillu” ha luchado por las posiciones intermedias contra nombres ilustres de la disciplina. Este periodo de fatiga a bien seguro le aportará dividendos a corto y medio plazo.

Pese a que no empezó con buen pie, su nivel de forma aumentó con el paso de los días. En el primer par de carreras (Namur y Essen), no pudo encontrar el ritmo deseado, pero acabó logrando varios resultados destacables en pruebas de alto nivel, incluidas World Cup. Su característico estilo de competir, siempre remando contra corriente tras algún infortunio, desespera a todos los que le acompañan. “Tengo la sensación de que tengo que pifiarla para remontar” – confiesa Mario.

Sus compañeros de equipo comentan múltiples historias de días en los que, a pesar de comenzar de la peor manera posible, el asturiano sacó adelante un buen resultado. Por ejemplo, en la carrera que inauguró el 2021, el GP Sven Nys en Baal, el manillar de la bicicleta de Mario se desplazó al encarar los tablones con demasiada agresividad. En esa misma carrera, la transmisión falló en varias ocasiones y rompió el sillín tras una caída. A pesar de ello, acabó siendo el día en la que él se encontró con mejores sensaciones.

Independientemente del rendimiento individual, en el ciclocross uno depende de lo que hagan los líderes para ser capaz de acabar la carrera antes de ser apartado por la norma del 80%. En días de exhibiciones individuales como las de Van Aert en Dendermonde o Van der Poel en Hulst, rodar entre los veinte primeros no garantiza poder finalizar la carrera en su integridad. Una situación similar ocurre en el ciclocross femenino.

Sabiendo esto, Sara y Mario, junto con el resto del equipo, enfocan la carrera de una forma u otra dependiendo de si los tiempos al paso de las primeras vueltas indican que podrán superar el corte con holgura o deberán dar el máximo (más aún) para llegar lo más lejos posible. Si pronostican que su carrera acabará antes, la gestión de esfuerzos cambia, pasando a ser una contrarreloj individual intentando evitar que los líderes se aproximen por detrás.

Sara reconoce que se nota mucho el hecho de salir desde atrás en la parrilla de salida. Las primeras tienen vía libre delante de ellas, pero en la cola del pelotón se producen aglomeraciones, y en apenas unos metros se pierde de vista a las que van en cabeza. Como el circuito sea corto, las diferencias se acumulan rápidamente.

Requerimientos del periplo

Un viaje de este tipo requiere gran planificación, y las personas que apoyan a los corredores se encargan de realizar múltiples tareas de forma prácticamente simultánea. El rol principal de Luis Junquera es el de mecánico, pero también es él quien en ocasiones recoge las prendas de Sara y Mario momentos antes del inicio de carrera. Más de un sprint ha tenido que realizar para llegar a tiempo al primer paso por los pits… Por suerte para él, Pablo Suárez se incorporó al equipo auxiliar a mitad de la estancia en Bélgica, y entre los dos pudieron solventar los requerimientos de la carrera y el día a día.

El día antes de un evento estudian el circuito, similar a lo que pilotos de Formula 1 o Moto GP suelen hacer. Además, planifican el trayecto hasta el lugar de inicio y los timings para comer, realizar el reconocimiento y ultimar los preparativos.

Otro aspecto a decidir es el tipo de neumático, y los cambios a última hora son habituales. Esta temporada la categoría femenina era la primera en competir, por lo que el estado del terreno era similar al que probaron horas antes. Ellas pueden decidir con mayor certeza, mientras que Mario y el resto de los élite masculinos tienen que especular. Según nos comentan, fijarse en la elección de Van der Poel o Van Aert no siempre es lo más acertado.

Las carreras con barro son las preferidas de Mario, mientras que a Sara le gusta más la arena. Aunque pueda parecer contradictorio, los mecánicos, pensando en el estado de la bici, también prefieren un exceso de barro antes que una carrera con polvo o bancos de arena. Cuando hay barro, los ciclistas pasan frecuentemente por boxes y la bici se limpia en profundidad antes de que vuelvan a parar. Sin embargo, con arena los ciclistas optan por parar menos y la suciedad se va acumulando en pastillas de freno y demás.

Objetivos a corto y medio plazo

Estas nueve carreras fueron en su conjunto un gran objetivo para todo el equipo, pero a su vez también un puente para llegar con la mejor forma posible al campeonato de España.

La participación en el mundial de Oostende depende en gran medida del rendimiento en el campeonato nacional en Torrelavega . En otros países el criterio de selección es claramente marcado con antelación, pero Mario, Sara y el resto de candidatos han competido sin saber si su temporada finalizaría en Torrelavega o más allá.

 

Sara se subió al podio como tercera, y Mario logró su mejor resultado en el campeonato nacional en categoría élite, finalizando cuarto. Tras todo el trabajo realizado los sentimientos fueron encontrados, pero la realidad es que cada vez están más cerca del objetivo.

Una vez den por cerrado este capítulo, los miembros del equipo se centrarán en la disciplina que les ocupará la mayor parte de primavera y verano. Mario seguirá haciéndose un hueco en el mountain bike nacional y Sara iniciará su primera temporada en el equipo UCI de carretera Burgos Alimenta.

Recientemente Sara recibió la deseada llamada de la Federación Española de Ciclismo, así que el próximo 30 de enero será una de las encargadas de representar a su país en el mundial de Oostende. No solo ella, sino todo el Arrueda Cycling Team puede estar satisfecho con el salto de calidad realizado y la combatividad mostrada allá donde han competido, vital para seguir confiando en el proyecto y sacar el máximo provecho de los recursos de los que actualmente disponen.