Click here to switch to English

Cameron Mason: nuevos retos de cara a la vuelta del ciclocross

Los ciclistas de ciclocross confían en que su temporada no se verá tan interrumpida como en el caso del calendario carretera, por lo que han continuado preparándose con el próximo invierno en mente. Con pocas carreras de otras disciplinas para usar como entrenamiento, no ha habido interrupciones en sus bloques de entrenamiento, por lo que la emoción ante el inicio de la competición está aumentando exponencialmente.

Cameron Mason, el joven ciclista escocés del equipo Trinity Racing, desea poder empezar a competir de nuevo este otoño y seguir desarrollándose como atleta. Tras la última temporada de ciclocross, se tomó las cosas con calma y cambió de disciplina, algo que hace constantemente según la época del año. Ir variando le ha ayudado a mantenerse motivado estos últimos meses, y su canal de Youtube refleja la variedad de actividades que mantenían ocupados sus días.

Pasó febrero y marzo principalmente encima de bicicleta de montaña, para poder practicar sus habilidades y técnica, algunos aspectos en los que realmente destaca. Pese a que su modalidad favorita para competir es el ciclocross, cuando mejor se lo pasa encima de la bici es saliendo a rodar con la de montaña. Como la mayoría de ciclistas de hoy en día, la multidisciplina está siempre en su mente, saliendo a rodar con una bicicleta u otra dependiendo del estado de ánimo y el momento de la temporada. Las largas jornadas en la carretera favorecen la ganancia de velocidad, y complementan la habilidad y técnica que entrena en MTB.

Aventuras cerca de casa

Sus días durante este tiempo sin carreras han sido de todo menos rutinarios, animándose en cualquier ocasión que tenía para emprender una aventura, tanto solo como con amigos. Cuando se enteró de iniciativas como #DIYGravel o #DirtyKanzelled, planeó una ruta off-road de más de 300 kilómetros de longitud para aprovechar al máximo el Día del Solsticio, la jornada con más horas de sol. Un trazado de esa distancia ya es todo un desafío, pero los 4.500 metros de desnivel y la superficie del terreno le dieron un extra de dureza.

Otra larga aventura implicó recorrer The Capital Trail, un camino que atraviesa la capital escocesa e incluye senderos, carriles bici y algunas subidas que suman un total de aproximadamente 5.000 metros para una distancia de 238 kilómetros. Esta vez había un tiempo objetivo en mente, y ellos (él y dos amigos) se quedaron a una hora del récord, pero lograron terminarlo en 16 horas. La Specialized Diverge fue la bicicleta elegida, aunque fuera una ruta de MTB.

“Era difícil pero factible. La Diverge es una bicicleta todo terreno. Si solo pudiera tener una bicicleta, probablemente sería esta, por la cantidad de áreas que puede cubrir ”.

Confesó que utilizó esta bicicleta para todo, hasta que comenzó a hacer su entrenamiento específico en su bicicleta de carretera de cara a las posibles carreras en las que participará antes de que comience la temporada de ciclocross. Gracias a su nueva herramienta, ha sido más flexible con sus salidas, lo que le ha permitido explorar nuevos lugares que antes no eran accesibles debido a la necesidad de diferentes bicicletas para afrontar los variados terrenos. El siguiente vídeo, producido por Calvin Cheung, muestra lo que Cameron Mason es capaz de hacer con su nueva arma:

Conociendo las infinitas posibilidades que ahora tenía, planeó una ruta hasta Bealach na Bà, lugar ubicado en la península de Applecross, en las Highlands escocesas. Este viaje de ida desde su propia casa contó con 420 kilómetros de trazados todoterreno, acumulando la altura del Everest en el camino. El recorrido se dirigió hacia el norte y terminó en la subida más larga del Reino Unido.

“No es nada comparado con las grandes ascensiones de los Alpes o los Pirineos, pero al ver a otras personas realizar increíbles aventuras, quise hacer algo yo mismo y quiero agradecer al equipo y a los patrocinadores su involucración. Ha salido muy bien y es una de las cosas más positivas que me llevo de este período”.

El primer día hizo 250 km, llegó a un albergue y preguntó a los anfitriones si tenían un cobertizo o garaje donde pudiera dormir. Por suerte, incluso lo invitaron a dormir adentro. Por el buen progreso que hizo el primer día, pudo terminar la ruta en dos jornadas, algo que no tenía planeado. Sin problemas mecánicos ni de navegación en lugares de tan difícil acceso, fue un éxito rotundo.

Hacia el profesionalismo

Trinity Racing está lleno de jóvenes talentos, tanto en el ciclocross como en el equipo de ruta, con Tom Pidcock como gran estrella. Pidcock ha ganado recientemente el Giro d’Italia U23, uno de los grandes objetivos que el equipo se había marcado. Aunque Cameron se centra principalmente en el próximo invierno, el equipo le había dado la oportunidad de correr también en la carretera y en algunas carreras de gravel, tanto en el Reino Unido como en el extranjero.

Con la imposibilidad de participar en esos eventos, aún no ha tenido la oportunidad de conocer a varios de los demás integrantes de un equipo que está creciendo mucho desde su fundación el pasado invierno. La mayoría de los ciclistas competirán exclusivamente para el equipo de desarrollo de carreteras, pero los directores los reunieron virtualmente durante el confinamiento, organizando algunos workshop con ciclistas profesionales y ex profesionales como Owain Doull y Steven Cummings para resolver cualquier inquietud o pregunta que pueda tener un joven ciclista.

Después de competir como ciclista en solitario durante la temporada de ciclocross 2018/19, pasar a formar parte de un equipo bien establecido como Trinity Racing fue un gran cambio. Hay en su canal muchos vídeos de viajes de ida y vuelta por el Canal de la Mancha, con su padre y él como protagonistas, y aunque aquellas seguro que fueron experiencias valiosas, no hay nada mejor que vivir cerca de donde se llevan a cabo las carreras. Permanecer en Bélgica durante todo el invierno significaba que podía terminar la temporada con cerca de 40 carreras en las piernas en lugar de las 10 a 15 de los últimos años, cuando tenía que conducir desde Escocia para participar en un evento en el continente.

“Vivir en Bélgica semana tras semana ha sido muy importante para integrarse en la cultura del ciclocross. Ahora es más un trabajo, y junto con mis compañeros y la plantilla tratamos de ser lo más profesionales posible”.

Como hacen los mejores corredores élite, durante el invierno también organizan campamentos de entrenamiento a mitad de temporada en Girona, haciendo bloques cortos para alejarse mentalmente de las carreras y estimular el cuerpo con largas rutas de 4-5 horas y esfuerzos en subida difíciles de replicar en las planas tierras de Flandes.

Aprendizaje sin pausas

Al hablar de metas, Cameron dijo que hasta ahora nunca había considerado los resultados como objetivos, pero hoy en día está comenzando a usarlos como motivación. Con la clara intención de seguir aprendiendo en su segundo año combinando tanto en carreras de élite como específicas de sub23, está tan ansioso como el resto de nosotros por poner en marcha la temporada, que es cuando de verdad se demuestra el estado de forma de un corredor.

“La sensación de encontrarte en gran forma en una carrera no sucede a menudo pero es algo adictivo y que uso cuando el entrenamiento se hace duro, en búsqueda de más días de esos”.

Las pruebas de la Copa del Mundo tienen una categoría sub23, pero en la mayoría de las carreras de la UCI todos corren juntos, y es más difícil hacerse notar. Las carreras sub23 son una buena oportunidad para él para destacar al frente de la carrera, mientras que en las pruebas de élite se tiene que enfrentar a los mejores y no es fácil acabarlas.

Cuando se le pregunta qué tipo de circuitos le convienen más, considera que cuanto más técnicos mejor. «Si es como un criterium de carretera, estoy en desventaja frente a los grandes cuerpos del resto», reconoce. Ha habido actuaciones decepcionantes en trazados que pensó que se le ajustaban perfectamente, pero también es cierto que obtuvo su mejor resultado la temporada pasada en Hoogerheide, un recorrido en el que no esperaba rendir como lo hizo.

Hasta el inicio de la temporada, él continuará progresando física y mentalmente. Su deseo por seguir mejorando es, junto con su talento puro, lo que le ha permitido llegar al profesionalismo a una edad tan temprana. Sabiendo el futuro que tiene por delante, no cabe otra que entusiasmarnos y disfrutar de sus próximos éxitos.