Click here to switch to English

Grimpette y ‘La grande traversée des Alpes’

Grimpette es un proyecto fotográfico creado por dos ciclistas y fotógrafos franceses: Magali Paulin y François Deladerrière. Al principio, Grimpette fue creado para compartir sus experiencias encima de la bicicleta, las espectaculares carreteras, y los paisajes que se encontraban en el camino. Como fotógrafos, se dieron cuenta de lo importante que era documentar sus viajes, y de manera natural se pusieron a tomar fotografías durante su primer viaje en bicicleta juntos.

La idea de Grimpette nació en una carretera que subía por una colina escocesa cerca de Applecross. Creo que ambos queríamos compartir nuestras experiencias y la sensación de libertad en la carretera: todo el tiempo que pasamos atravesando tierras, observando la luz cambiante, parando siempre que queríamos, y sintiéndonos afortunados de estar ahí pedaleando. Un sentimiento de libertad total.

François es un fotógrafo de paisajes que a menudo trabaja en las montañas, especialmente en la zona de los Alpes y Pirineos. Ya lleva años vinculado al ciclismo y es, sin duda, la maquinaria detrás de los proyectos y retos ciclistas de Grimpette.

Magali es la rookie. Ella también es fotógrafa y solo hace cuatro años que empezó en el ciclismo. Además de sus proyectos personales, también trabaja como freelancer en la industria del deporte, centrándose en eventos de running y ciclismo, y además trabaja para revistas de la prensa.

La esencia de Grimpette es compartir las aventuras diarias o las rutas más largas de Magali y François, una excusa para descubrir nuevos sitios, nuevas cosas, y una oportunidad para conocer gente y hacer nuevos amigos con pasiones comunes.

En Grimpette compartimos imágenes de nuestros viajes en bicicleta pero también documentamos la comunidad ciclista (historias, eventos y ciclismo en general). Es un lugar donde nos sentimos libres de compartir todo lo que queremos, des de trabajos por encargo hasta aventuras personales. No hay reglas, solamente el buen gusto por la fotografía, historias interesantes, y rutas memorables.

‘La grande traversée des Alpes’ es un proyecto fotográfico que están llevando a cabo, aproximadamente 2.000 km a través de Francia, Italia, Suiza, y Eslovenia, cruzando la cordillera de los Alpes en bicicletas de gravel. Magali y François diseñaron la ruta inspirados en la Via Alpina y los libros de Rough Stuff Cycling. La ruta tiene muchos puntos de interés histórico como carreteras militares, búnquers, antiguas fronteras, o ruinas de la Primera Guerra Mundial. Este es un proyecto a largo término que no aspira a ser rápido, pero que quiere dedicar tiempo a la bicicleta, aventura y fotografía. Magali y François esperan acabar la ruta entera en dos años en los que harán trayectos de 10-15 días.

Empezaron el verano pasado en un tramo desde Ventimiglia hasta Modane: 600 km con +16.000 m de ascenso positivo divididos en 9 etapas de 70-80 km. Todo fue aventura y bikepacking, dormir en cualquier sitio que te permita descansar bien y tomarte una ducha, no importa si es en un cámping, haciendo vivac, en la cabaña de un amigo, o en un hotel.

Viajaron a través de la famosa Via del Sale que pasa por varios puertos y pasos de gran altitud como el Colle della Lombarda, el paso Bonette, el Col de Vars, el valle Durance, el paso Montgenèvre y Sestrières, la Strada dell’Assietta, el Colle delle Finestre, y el Colle del’ Moncenisio. Un patio de recreo espectacular.

Hay algo especial cuando recorres la cresta de una montaña. Un especie de reajuste. Algunas personas tienen un sentimiento de realización cuando realizan una ascensión dura de ese tipo. Para nosotros, es un ejercicio de modestia. Te sientes pequeño enfrente de la inmensidad de las montañas. Como si formaras parte de algo más grande que tu mismo. La naturaleza puede ser muy impresionante en altitud.

Recorrimos varios pasos icónicos: Lombarda, Bonette, Montgenèvre, Assietta, Finestre. Todos estos puertos tienen sus propias historias. El búnquer estupefacto en la cresta del Lombarda, la carretera de grava hacia el Bonette con la historia del águila y el zorro peleando por comerse una marmota, el paso secreto de gravel en el bosque de Montgenèvre con la ‘saucisson brioché’ más grande que he comido jamás, la cabaña de ensueño de nuestra amiga Clarisse en Piedmont, nuestro mejor dia sobre la bici (en la vida) en la Strada dell’Assietta, y el fuego durante nuestro último vivac en Moncenisio. Debo admitir que los mejores momentos están, muchas veces, relacionados con comida (esa es la razón de estar en Italia).

La verdad es que este viaje fue la ocasión perfecta para descubrir algunos sitios más escondidos de los Alpes e inventarnos nuestra propia ruta. Por ejemplo, la ruta gravel que tomamos para pasar el Col de Vars o el camino para descender Moncenisio. Las horas de preparación valieron la pena. Ese es uno de los consejos más importantes que puedo dar a alguien que quiera ir en estas aventuras. Presta mucha atención a tu ruta. Trabaja en ella. Estudia los mapas. Si realmente quieres hacer rutas gravel por las montañas puedes usar Komoot o Openrunner. Nosotros usamos varias aplicaciones ya que combinamos rutas de carretera, de senderismo y pistas alpinas. Usamos el libro de Rough Stuff Cycling para inspirarnos y combinarlo con nuestra ruta. Ese era el trabajo de François. Incluso miraba videos en YouTube de excursionistas o ciclistas de btt en los que aparecieran detalles de los puertos y pasos. Él trabajaba en ello y luego me mostraba varias opciones y lo discutíamos. ¿Será una ruta fácil? ¿Que tipo de camino? ¿Subidas? ¿Necesitamos reponer agua y comida? ¿Necesitaremos andar con la bici? ¿Durante cuanto rato? ¿Cuando empezaré a llorar?

Esperamos hacer el siguiente tramo este verano si la pandemia del COVID-19 está controlada y las fronteras abren de nuevo. Empezaremos en Saint-Michel de Maurienne en Francia y queremos recorrer la Saboya (Francia), Suiza e Italia.

Definitivamente, es muy importante elegir bien el material y la bici que usarás en este tipo de aventuras. Gravel en los Alpes es una mezcla de asfalto, senderos, caminos, gravilla fina, un poco de todo de modo que la versatilidad es un factor importante. En este caso, la bicicleta ideal sería una que te permitiera cambiar de senderos a asfalto sin problema.

Tuvimos la oportunidad de tener bicicletas hechas a medida por un constructor de cuadros italiano, Stefano, propietario de Ciclitorino y bicicletas Dësgenà en Torino. Las dos bicis (Ciclitorino Lingera) fueron diseñadas para ser capaces de recorrer la Torino-Nice Rallye. Tienen un cuadro de acero para ser más cómodas pero una horquilla de carbono, que es más ligera y rígida.

El diseño tiene mucho sloping, similar a una btt, para trasladar el centro de gravedad y añadir estabilidad. Elegimos ruedas de 27.5 pulgadas y un grupo SRAM 24×36-11×42 para superar cualquier cuesta con nuestras bicis bien pesadas. Estas son mulas de verdad.

El cuadro está lleno de pequeños agujeros para llevar cualquier cosa. Intentamos llevar lo mínimo: una tienda, dos colchones, dos sacos de dormir, utensilios de cocina, ropa y comida. También llevamos dos libros finos pero ninguno de nosotros los abrió. Para el siguiente tramo esperamos ser más eficientes y controlar mejor el peso de nuestro equipo. Cuando estás subiendo, cada gramo cuenta.

Es también muy importante elegir el equipo de fotografía adecuado para viajar cómodamente y sacar buenas fotos. Todo el mundo tiene su material favorito.

Utilizamos mi vieja camera Canon 650D porque es ligera, de full-frame y dispara en formato raw. Utilizamos el objetivo fijo de Canon de 40 mm. Trabajar con un objetivo fijo es mucho más fácil cuando viajas. Es más intuitivo y claramente pensamos que te permite ser más preciso cuando encuadras.