La vida tras Red Hook Crit

Tras casi un año de la publicación de la organización del Red Hook Crit en la que se anunció la ausencia indefinida de sus pruebas en el calendario, en RAW Cycling Magazine creemos que es buen momento para dar a conocer qué han estado haciendo sus principales protagonistas, los ciclistas, desde el último evento en octubre del 2018 en Milán.

A pesar de ser una pérdida importante, la ausencia del RHC en 2019 no supuso la desaparición total de las carreras de piñón fijo, ya que varios eventos de todo el mundo mantuvieron viva la llama, intentando curar las almas desoladas por la desaparición de su gran cita anual.

Si bien cada una de las personas vinculadas a estas carreras ha sabido encontrar una forma de mantener viva su carrera deportiva, todos ellos echan en falta los momentos vividos en los circuitos de Brooklyn, Londres, Barcelona y Milán, como se puede comprobar en las continuas publicaciones colgadas en sus redes sociales en las que aparecen compitiendo con sus bicicletas de piñón fijo. Cada disciplina dentro del mundo del ciclismo es diferente, y por eso mismo hay aspectos del piñón fijo que nunca podrán ser sustituidos y permanecerán en la mente de todos afortunados que pudieron disfrutar de los eventos organizados por David Trimble.

Ya sea en gravel, ciclocross, mountain bike o carretera, son muchos los antiguos participantes que se ganan la vida lejos del piñón fijo, y con este artículo hemos querido mostrar la etapa post Red Hook de algunos de ellos.

Colin Strickland

Ganador de cuatro RHC de forma consecutiva, el ciclista de Austin (Texas) acaparó en 2019 las miradas de toda la comunidad ciclista al ganar Dirty Kanza delante de ciclistas profesionales de carretera. Él mismo admitió haber recibido una oferta de EF Procycling pocos días después de la carrera, con una propuesta para correr la París-Roubaix con los colores del equipo de Jonathan Vaughters. Sin embargo, una de los principales motivos del éxito deportivo de Colin es el hecho de nunca haber dependido de nadie para rendir al máximo nivel y, tras darse cuenta de que el calendario de carreras que había conseguido montar para sí mismo le motivaba más que una temporada entera a las órdenes de terceras personas, decidió rechazar la oferta. Si Strickland hubiera fichado por EF, hubiera tenido que despedirse de los patrocinadores que ha conseguido durante estos años, algo que hubiera sido muy arriesgado ya que nadie sabe qué podría pasar si su aventura en el ciclismo de carretera no fuera como él esperara.

Como todos los ciclistas de esta lista, Colin Strickland es versátil y destaca en una variedad de disciplinas. Realmente no inició su andadura en el ciclismo competitivo hasta bien tarde, pero su genética le hace estar destinado a los eventos de larga distancia y, aunque hoy en día se gana la vida centrándose en carreras de gravel, añadiendo a los éxitos en Estados Unidos las victorias en eventos internacionales como The Rift en Islandia, también participa en criteriums de carretera nacionales e internacionales para dar la visibilidad necesaria a sus patrocinadores, como es el caso de su contrato personal con Red Bull.

Lejos ya quedan los éxitos que cosechó en el mundo del piñón fijo entre 2015 y 2016, consiguiendo la victoria en la carrera en Milán 2015, además de las de Brooklyn, Londres y Barcelona 2016. Consecuentemente, tras el último evento del año alzó los brazos como ganador de la clasificación general. En unos años sabremos si la carrera deportiva de Colin será más conocida por su paso por el piñón fijo o su posterior periplo en el mundo del gravel, pero lo que es seguro es que seguirá guiándose por su instinto, que tantos éxitos le ha aportado hasta ahora.

Sammi Runnels

Pocas ciclistas fueron más constantes que Sammi durante el tiempo que la americana estuvo presente en el circuito Red Hook. Pese a que no cuenta con ningún podio o victoria en su cuenta personal, acabó siete veces en el top 10, incluyendo tres buenos puestos en Brooklyn de forma consecutiva (2015, 2016 y 2017), pero es lejos de los Estados Unidos donde consiguió su mejor plaza, la 4ª posición en la primera edición en Londres el año 2015, temporada en la que acabó 5ª en la clasificación general final tras un notable 8º puesto en Milán.

Su última carrera en Brooklyn no fue como ella esperaba, ya que rompió el manillar de su bici y se hirió fuertemente las manos tras chocar contra una de las vallas del circuito, lo que acabó con sus esperanzas de llegar a la final. Esa fue su última participación en un Red Hook Crit ya que, mientras el resto de su equipo viajó a Milán, ella se quedó preparando la temporada de ciclocross, una modalidad a la que comenzó a dedicar su tiempo un par de años atrás. Además, durante la temporada de primavera y verano del último par de años, Sammi ha ido intercambiando bicis de ruedas finas y gordas, tomando partida en eventos de mountain bike, criteriums de carretera o tracklocross, especialidad que combina el piñón fijo y el ciclocross.

Es esta disciplina, el ciclocross, a la que ahora Sammi está plenamente dedicada, consiguiendo en 2018 grandes resultados en el ámbito nacional e internacional con los que logró merecidamente el pase para el mundial de Bogense (Dinamarca), donde acabó 30ª. Su llamativa bici y equipación, como es habitual en todo lo que rodea a Squid Bikes, destacan por encima del resto allá donde compite y aportan colorido a un entorno que se caracteriza por los colores sombríos propios del barro y la lluvia.

En la presente temporada ha pasado la parte final del año y las primeras semanas de 2020 en Europa, disputando cuatro pruebas de la Copa del Mundo (Namur, Heusden – Zolder, Nommay y Hoogerheide), junto con otras carreras de gran nivel del continente como la celebrada en Año Nuevo en Baal, donde finalizó entre las veinte primeras. Pese a que Estados Unidos no contó con ella para el mundial disputado el pasado 1 de febrero en Suiza, Sammi puede estar orgullosa de haber completado satisfactoriamente otra temporada en el máximo nivel.

Filippo Fortin

Nadie quiere que Red Hook Crit acabe indefinidamente, pero de ser ese el caso, Filippo Fortin tendría el honor de ser el ganador de los dos últimos eventos, que tuvieron lugar en Brooklyn y Milán en 2018. Esta última victoria tuvo especial importancia ya que fue el primer italiano en ganar la carrera local en la categoría masculina, 9 años después de que la organización del Red Hook Crit pusiera sus ojos en la ciudad italiana y la eligiera para formar parte de su circuito de carreras. Su racha de éxitos comenzó más allá, ya que el italiano ha finalizado en el podium de las cinco últimas paradas de las series, comenzando con una victoria en la edición nº3 en Londres (2017). Ese mismo año finalizó 2º en la clasificación general por detrás de su compatriota Davide Vigano, pero nadie pudo impedir que consiguiera la victoria absoluta el año siguiente.

Fuera del piñón fijo, su rendimiento en ciclismo de carretera en 2018 también fue exitoso, consiguiendo un contrato para el equipo Cofidis, de categoría Profesional Continental. Esta no fue su primera experiencia en la segunda categoría de esta disciplina, ya que años atrás militó en las filas de conocidos equipos italianos como el Androni Giocattoli o Bardiani.

El equipo Cofidis ha ascendido este año y participará en las carreras de mayor importancia del mundo, pero a pesar de conseguir algunos top 10 en competiciones de alto nivel, Fortin volverá al equipo Felbermayr – Simplon Wels de categoría Continental, con los que ya estuvo en 2018. El mayor contratiempo de su temporada fue la terrible caída durante la etapa inaugural del Tour de Polonia, en la que se le diagnosticó con cuatro costillas rotas y un pulmón colapsado, y en la que su compañero tuvo que recibir 50 puntos por una herida en la cabeza.

Ainara Elbusto

Ninguno de los participantes que han tomado la salida en alguno de las carreras Red Hook desde sus inicios en 2008 ha logrado más victorias que la española Ainara Elbusto, ya sea en categoría femenina o masculina. Cinco son sus victorias, logradas entre 2014, 2015 y 2016, además de la clasificación final de los dos primeros años. Su presencia en podiums no fue algo momentáneo, ya que ella ha sido constante en la parte alta de las clasificaciones, algo extremadamente difícil de conseguir en una categoría como el piñón fijo donde hay que controlar múltiples variables para que todo salga bien. Tras su última victoria en Brooklyn nº9, la española siguió rindiendo y en Barcelona nº5, que tuvo lugar en septiembre de 2017, se quedó a las puertas de extender el récord, finalizando segunda detrás de Ash Duban.

A mitad de 2018, con el RHC aún presente en el calendario ciclista, Ainara fichó por el Bizkaia Durango, uno de los equipos femeninos más importantes de España, con el que también correría la totalidad de la temporada 2019. Este 2020 vestirá los colores del Casa Dorada Women Cycling, un equipo de reciente creación en el que se reunirá con Margaux Vigie, que ya fue su compañera en el equipo de piñón fijo Santafixie BLB. En un anterior artículo ya se hizo un repaso a los éxitos recientes de la ciclista francesa, quien últimamente ha arrasado en criteriums de todo el mundo.

Estamos seguros de que ambas corredoras mostrarán ahora de lo que son capaces, y aplicarán en las carreras de carretera la potencia y técnica que adquirieron durante todos esos años compitiendo en piñón fijo.

Justin Williams

Si Justin Williams está en esta lista no es tanto por los éxitos cosechados en las carreras del Red Hook, aunque es necesario destacar su 2ª posición en Brooklyn 2018, sino por su influencia en el ciclismo en general.

Ambas partes (los organizadores del RHC y el propio Justin) se vieron beneficiadas por el paso del ciclista estadounidense por el mundo del piñón fijo. La masa de seguidores ganada tras su participaciones (Barcelona 2017 y los dos eventos del año posterior), junto con su apabullante dominación en los criteriums locales permitieron la creación de su propio equipo, Legion of Los Angeles, destinado a “aumentar la diversidad, fomentar la inclusión y dar a los aficionados acceso a sus atletas preferidos”.

Con ellos, Justin logró revalidar en 2019 el título de campeón nacional de criterium amateur obtenido el verano del año anterior, entre el RHC de Brooklyn y el de Milán. Cambiar de disciplina de un día a otro y tener una ajetreada agenda de competiciones es algo a lo que ya está acostumbrado (en una reciente publicación confesó que desde los 14 años ha estado compitiendo 2-3 días cada semana), y es que sus últimas temporadas han estado cargadas de días de competición, la mayoría en carretera pero también varios eventos de piñón fijo como el Mission Crit de San Francisco o el Thunder Crit de Londres.

Centrándonos en sus éxitos tras su paso por el Red Hook, además del título nacional mencionado Justin Williams ha demostrado porque la categoría amateur le queda pequeña. En la primera parte de la temporada mostró el dominio que él y su equipo tienen en la categoría, con los éxitos en la prestigiosa carrera Tulsa Tough. En la última parte del año, los éxitos vinieron del ASWD Twilight Criterium, Salt Lake Criterium, San Rafael Sunset Criterium, y Littleton Twilight Criterium.

Él está revolucionando el mundo del ciclismo, y demostrando que el éxito no depende de edad, raza o color de piel. La relación con los patrocinadores va más allá de lo puramente deportivo, implicándolos en proyectos para mejorar la sociedad. Junto con la marca de bicis Specialized, Justin Williams ha prometido que por cada criterium nacional que su equipo gane, una bici será donada a un ciclista junior del país. Además, es embajador a título personal de la fundación Outride, que utiliza las bicicletas para mejorar la salud emocional, social y cognitiva.

Entre 2015 y 2017, en su momento de máximo esplendor, el Red Hook Crit constaba de cuatro eventos repartidos entre América y Europa, pero el incremento de los costes operativos impidió una mayor expansión. Atrás quedan esos años de gloria y aún seguimos sin saber si las carreras volverán, pero ninguno de los recuerdos podrá ser borrado de la mente de los aficionados y participantes que disfrutaron de algunas de las rápidas y emocionantes carreras que crearon una comunidad ciclista que, a día de hoy, sigue siendo la envidia de todas las otras disciplinas deportivas.

Foto de DRON de: Anónimo
Fotos de: Brazo de Hierro

Deja un comentario