Click here to switch to English

Raso: el nuevo modelo All-Road de Sarto Bikes

Hace escasos días tuvimos la ocasión de acudir a la presentación en exclusiva del nuevo modelo Raso de la mano, nada mas y nada menos, de su creador y todo un referente en lo que a bicis de carbono hechas a medida se refiere, Enrico Sarto. Siempre es excitante para nosotros asistir a un acontecimiento como este pero, esta vez, aún lo era más por el contexto en el que nos encontrábamos.

Viajamos directamente a la fábrica de la marca, situada en Veneto (Italia), y nos reunimos con el propio Enrico y su equipo de marketing. Nos encontrábamos en un sala repleta de bicicletas como si estuviéramos en el interior de un catálogo de bicis de ensueño. Atendíamos atentos a las explicaciones y los detalles que nos desvelaban de la nueva Raso mientras apreciábamos una versión del cuadro, aún sin pintar, dónde se podían apreciar todas las peculiaridades del mismo.

Estábamos ante una nueva joya de la firma italiana, el modelo Raso estaba listo para ser presentado.

Aerodinámica y versatilidad

Cuando Enrico nos explicaba cómo fue el proceso de diseño y creación de la Raso, se podía apreciar fácilmente en su cara y gestos lo satisfechos y orgullosos que estaban por haber conseguido crear este nuevo modelo. Detrás de esos tubos de carbono había mucha dedicación, esfuerzo y duro trabajo hasta conseguir dar con el resultado esperado.

Esta nueva bici está pensada para ser rápida, inspirada con un carácter puramente aero pero sin renunciar al confort y la versatilidad a la hora de escoger el terreno por el que queremos movernos.

A primera vista, la silueta de la Raso nos podría recordar al modelo Lampo pero, en realidad, se trataría de una fusión entre Lampo y Seta Plus, pues en el proceso de fabricación se usan materiales y tecnologías que tienen presencia en estas dos antecesoras.

Sarto ha puesto toda su experiencia y años de investigación en este nuevo modelo para ofrecer una buena rigidez y, al mismo tiempo, le ha otorgado un paso de rueda con capacidad para neumáticos de hasta 35 mm, lo que le ofrece la versatilidad para flotar sobre cualquier camino a gran velocidad.

Acompañando a este cuadro, encontramos un bonito cockpit en el que todo está integrado y oculto para dar continuidad a esa línea aerodinámica de la bici. En cuanto a la caja de dirección, el cuadro ha sido diseñado para ser compatible con otras marcas, permitiendo al cliente escoger el tipo de montaje y componentes que más le guste. En el caso de la tija, Sarto ha fabricado una tija de carbono que va a la perfección para completar el conjunto.

La Raso no se presenta como una bicicleta gravel, sino más bien como una bicicleta de carretera pensada para apasionados de la velocidad que no quieren renunciar a ese punto de aventura y satisfacción al descubrir nuevas rutas sin temer por el terreno que puedan encontrar.

Un antes y un después en Sarto

La llegada de esta nueva bici no se traduce únicamente en la incorporación de un nuevo modelo al catálogo de la marca, sino que en este caso va más allá. La fabricación de este nuevo frame ha venido acompañado por la adquisición de nueva maquinaria que ha permitido a Sarto controlar el proceso de fabricación de principio a fin, convirtiendo a la Raso en el primer modelo fabricado íntegramente en la fábrica de la marca. Hasta ahora, ya controlaban la mayor parte del proceso a excepción de una pequeña parte que se externalizaba.

Esta mejora supone un gran avance y, sin duda, un paso más en la apuesta de Enrico por impulsar la marca, dejar de fabricar cuadros para otras compañías y llevar el full-custom que les caracteriza a otro nivel.

Como en todos sus modelos, Sarto ofrece la posibilidad de personalizar a medida y gusto del cliente su Raso ideal.

Primera toma de contacto

Tras conocer en persona la nueva Raso, llegó el momento de probarla y ver si toda esa teoría que nos habían contado tenía sentido y se trasladaba a la práctica.

Salíamos desde el pequeño pueblo de Montegrotto Terme, en Padua, e hicimos un pequeño loop de unos 40 kilómetros por la zona, más que suficientes para poner a prueba la bicicleta. La unidad que utilizamos iba montada con un grupo Campagnolo Super Record EPS, unas ruedas Campagnolo Bora Ultra WTO de 45 mm de perfil y neumáticos Continental Gran Prix 5000. La guinda del pastel la pone el nuevo sillín Selle Italia SLR Boost 3D Kit Carbonio Superflow, que hasta ahora no habíamos tenido oportunidad de verlo en persona, ni probarlo en primera persona, y la verdad que quedamos muy satisfechos.

Con respecto a las primeras sensaciones encima de la bici, fueron las esperadas y cumplió con las expectativas. Disfrutamos mucho. La Raso es rápida, especialmente en el momento de llanear o los descensos. También es suficientemente rígida por lo que en las subidas, sorprendentemente y pese a su aspecto aerodinámico, se desenvuelve de forma mas que notable.

En el momento de bajar, notamos cómo se embala fácilmente y como los discos nos ayudan a apurar la frenada curva tras curva. Tal vez sí notamos que en las curvas más cerradas cuesta abajo es menos reactiva, pero pese a ello tuvimos el control de la Raso en todo momento.

A pesar de que no tuvimos ocasión de probar la bici en alguna pista de gravel, pudimos apreciar el extra de confort en algún tramo en mal estado de la carretera por la que circuló la ruta.