Click here to switch to English

Bikepacking por España con Brady Lawrence

Nos encantan las historias, y las personas que deciden empacar un pedazo de su vida en unas pequeñas bolsas atadas a una bicicleta para deborar, saborear y disfrutar de kilómetros en largos días sobre el sillín, suelen ser buenas historias. 

Hemos hablado con Brady Lawrence sobre su viaje por España en bicicleta a través de los lugares más emblemáticos de la Península Ibérica. Brady es un cineasta y fotógrafo independiente que vive en Seattle (Washington). Nos habló de algunos de los puntos más destacados y nos sugirió algunos consejos para hacer un buen viaje en bicicleta por España. 

Cuéntanos en una frase corta cómo te sientes mientras vas en bicicleta

«Me encanta la vida en la carretera y creo que la bicicleta es, con mucho, la mejor manera de viajar: el ritmo, la sencillez y la espontaneidad que te ofrece te anima a sumergirte en lugares extraños, conocer gente nueva y fascinante, sumergirte en experiencias lejos de tu zona de confort y sudor.»

¿Por qué España?

«Elegí España porque está situada entre Marruecos y Alemania. Viví en Alemania durante dos años y trabajé en Canyon Bikes. Después de dejarlo, quise hacer un largo viaje en bicicleta; Marruecos parecía el mejor lugar para empezar y mi único plan real era subir en bicicleta desde el desierto del Sahara y volver a Alemania, pero España era la mejor parte del viaje.»

Cuéntanos algunos puntos destacados y los lugares más bonitos de tu ruta por España

«La parte española de mi ruta comenzó en Sevilla. Después de varios días de vagar por las calles bebiendo Cruzcampo y comiendo tapas, mi amigo Matt y yo tomamos una mezcla de caminos pavimentados y de grava a través de la Sierra de Hornachuelos hasta Córdoba. Desde allí subimos a Jaén y luego más arriba a las Sierras de Cazorla. Montamos  través de unos increíbles pasos de montaña antes de bajar a Albacete y continuar hasta Valencia. Desde Valencia fui a Barcelona antes de rodar en los Pirineos hasta San Sebastián. En ese momento decidí que me gustaba tanto España que debía quedarme más tiempo, así que en lugar de ir al norte a través de Francia, pedalee hacia el sur hasta Madrid y luego volé a Alemania.»

España es un país enorme con climas y orografías tan diferentes, por favor cuéntanos algo sobre los lugares, caminos y senderos.

«He andado en bicicleta por lugares de todo el mundo y España es definitivamente el mejor lugar donde he estado. En Alaska, Marruecos y Alemania, si vas por una carretera, rara vez hay una hora en la que no te pase un coche. En el interior de España pedalearíamos durante horas por carreteras nuevas y lisas y casi no veríamos ningún coche. En las carreteras de grava no veríamos ni coches ni personas en absoluto. Es asombroso que las ciudades costeras estén tan rebosantes de gente y cultura vibrante y que a sólo cien kilómetros de distancia se encuentren paisajes hermosos, aislados y remotos.

Las carreteras de los Pirineos eran insuperables, zigzagueando a través de las montañas – sobre pasos y a través de túneles – todos los días me invitaban a una escalada que me rompía las piernas seguida de un descenso lleno de adrenalina. La gente era amable y era muy fácil arrastrarse por el bosque cada noche y encontrar un lugar para acampar. Entre Pamplona y San Sebastián recorrí una Vía Verde de gravel que me llevó a través de al menos 30 túneles, incluyendo uno de unos 3 km de largo. ¡Ve a hacerlo!

La diversidad de las culturas regionales españolas fue otro claro punto a destacar. Todos los días me despertaba en el bosque y luego rodaba durante unas horas antes de detenerme en algún pequeño pueblo. Encontraba el bar local, entraba y me sentaba, a las 11 de la mañana o antes siempre había ancianos sentados bebiendo cerveza y comiendo cualquier tipo de Tapa por la que se conociera la región, normalmente había una mujer mayor bebiendo vino. Pedía un café con leche, a veces una cerveza y comía tortilla o tostada con tomate o lo que sea que sirvieran. ¡El ritmo de vida en España es algo que hay que envidiar! Los americanos ciertamente podrían aprender a relajarse un poco más.

Podría escribir sobre los momentos más importantes durante horas, pero el último que mencionaré es rodar por las Sierras del norte de Valencia y Granada, las carreteras son suaves, las montañas son altas, los pueblos son pequeños y llenos de gente amable con buena comida y buena cerveza. Pedaleamos a través de millones de olivos y siempre subimos o bajamos. No había casi nada plano, que es lo que me gusta.»

¿Qué bicicleta usabas durante el viaje? ¿Qué accesorios utilizabas?

«Usaba una Surly Disc Trucker con un soporte delantero Surly. Tenía dos viejos portaequipajes Ortlieb en la parte delantera y una vieja bolsa para cámara de fotos que convertí en una bolsa delantera tipo cesta. Tenía una bolsa para alimentación de Apidura y una bolsa para alimentos energéticos en las barras y el tubo superior, así como una bolsa de cuadro Revelate Tangle. Tenía dos portabidones para botellas y un soporte Salsa Anything Cage con un Nalgene atado a ella para tener agua extra (principalmente para el desierto en Marruecos). Detrás llevaba el arnés de bolsa para sillín Revelate Terrapin con una bolsa seca para kayak SeaLine dentro. Utilizo frenos de disco mecánicos Spyre TRP y también SPD de bicicleta de montaña en lugar de los de carretera. El resto de los componentes de la bicicleta son los de serie.»

El bikepacking es una gran tendencia en la cultura ciclista, algunos consejos para los novatos o para aquellos que quieren ir un paso más allá?

«Si ya te gusta el cicloturismo y quieres hacer tu primer viaje donde empiezas a hacer acampada libre, ¡vete de Barcelona a San Sebastián a través de los Pirineos! Es muy fácil acampar a lo largo de la ruta, pero si alguna vez te pones nervioso hay tantos albergues que puedes quedarte en uno durante el camino. Diría que es una multa de 1.000 euros si te atrapan, pero hay tan pocos pueblos o personas en algunas zonas que es difícil de imaginar que te cacen.

Viajar por las carreteras de EE.UU. puede ser bastante duro, ya que hay toneladas de enormes coches, pero ir desde Las Vegas a través del Valle de la Muerte y subir y bajar al Parque Nacional Yosemite hasta San Francisco es una de las excursiones de dos semanas más increíbles que puedes hacer»

Nos encantan las anécdotas, de hecho tenemos una sección en nuestra revista, por favor cuéntanos algunas

«Mat y yo fuimos a Valencia y sólo planeaba quedarme una noche. Me estaba quedando con un anfitrión de Warmshowers (couchsurfing para ciclistas) llamado Rafa y me informó que me había presentado justo para Las Fallas y que tenía que quedarme durante todo el festival. Terminé haciéndole caso y estuve en Valencia durante siete días con él y pasé uno de los mejores momentos de mi vida en las Fallas. ¡Gracias Rafa!

Otra anécdota ocurrió mientras estaba pedaleando a través de los Pirineos y haciendo acampada libre en el camino. Pasé por Sant Llorenç de Morunys y me adentré en las montañas; mi GPS me llevó a lo que pensé que iba a ser un camino de gravel de ensueño, sólo para darme cuenta de que todo el camino seguía cubierto de nieve. Intenté empujar mi pesada bicicleta hasta donde pude antes de que un anciano con raquetas de nieve me dijera que era tonto y que debía volver. Volví a la carretera principal antes de que mi GPS me llevara a otro desvío que me llevó a un callejón sin salida al final de una granja en la cima de una montaña. Las vistas eran fantásticas, pero hacía frío y estaba oscuro, así que decidí dormir en un viejo granero. El granero era cálido, pero también estaba infestado de bichos y terminé siendo mordido cientos de veces. Durante los siguientes días parecía que tenía varicela y pensé que podría tener urticaria. ¡La noche siguiente me quedé en un albergue!

Finalmente, rodando hacia Madrid, el GPS me llevó a un pueblo llamado Cogolludo. Mientras subía una rampa del 17% a la ciudad, estaba claro que algo raro estaba pasando. Entré en la plaza principal justo cuando la estaban bloqueando para una pequeña corrida de toros local. Por casualidad terminé viendo a un grupo de chicos españoles borrachos correr por la plaza y ser perseguidos por tres toros diferentes. La gente llevaba camisetas con el temática taurina y estaba sentada en sus balcones. Uno de los toros rompió la fuente del centro de la plaza, pero afortunadamente nadie fue corneado mientras yo estaba mirando. Fue bizarro ver esto en una salida en bicicleta.»