El paso natural de Stages Cycling: Dash L50

Dejando a un lado los ciclo-computadores más conocidos del mercado como podrían ser Garmin o Wahoo, teníamos mucho interés en probar alguna alternativa que, pese a no ser tan popular dentro del sector, ofrezca una gran calidad y prestaciones estando muy a la altura de estos dos gigantes.

En este caso, nos decantamos por la americana Stages Cycling, experta en medidores de potencia y sensores de medición tanto para ciclismo outdoor como indoor, con más de 10 años de experiencia.

Una de las últimas aventuras en las que se ha embarcado la marca estadounidense ha sido lo que bautizaron como Stages Dash, un ciclocomputador muy completo cargado de prestaciones muy interesantes para el ciclista actual y que podremos encontrar en tres modelos diferentes: L10, M50 y, el hermano mayor, el L50.

El ejemplar que hemos podido testear ha sido el modelo más completo de la gama, el Stages Dash L50 y, junto a él, hemos usado también el sensor de velocidad, el sensor de ritmo cardiaco, y el potenciómetro Stages Power Dual.

Primeras impresiones

Pese a que ya habíamos tenido ocasión de tenerlo en la mano durante la última edición del Eurobike Show, la primera cosa que nos llamó la atención al abrir la caja y pulsar el botón de encendido fue la alta resolución de su pantalla y los acabados de fabricación del dispositivo que dan una sensación de calidad y resistencia.

Por otro lado, también nos llamó la atención su tamaño (55×40 mm), peso (128 gr) y sistema de anclaje que, sin querer, nos recuerdan al PC8 de SRM.

Aspectos técnicos

Si hay algo que nos ha gustado desde el primer momento que probamos el Dash L50, fue el buen rendimiento de su batería. Si tenemos en cuenta la pantalla a color de alta resolución y el brillo que es capaz de ofrecer, hay que reconocer que han sabido encontrar un equilibrio más que óptimo. Stages ha sabido diseñar un dispositivo de bajo consumo que permite hasta 12 horas de autonomía funcionando a todo color y garantizando la lectura de los valores en cualquier situación, siendo capaz de atenuar la intensidad del brillo de forma automática en función de las condiciones de luz.

Más aspectos en los que destaca el ciclo-computador es la precisión del GPS donde la compañía americana ha dedicado mucho esfuerzo. El Dash L50 utiliza mapas específicos con tecnología OSM que muestran información relevante durante la ruta y es capaz de diferenciar los diferentes tipos de carreteras, pistas, senderos u otra clase de vías codificadas por colores. 

También nos ha gustado la forma de cómo se integra en la misma pantalla el mapa y el perfil de altimetría de la ruta mientras navegamos, indicando tu posición en todo momento. Di adiós a la mítica frase “una curva más y coronamos…”, ahora podrás saber fácilmente qué es lo que te vas a encontrar, administrar mejor tus fuerzas y tener una visión más completa del trayecto.

El ciclo-computador de Stages está pensado para que sea compatible con dispositivos ANT+ y Bluetooth y las aplicaciones de terceros más populares. Además, ,  si eres un amante de los datos y las métricas de rendimiento , el Dash L50, está pensado para tí. Sus pantallas por defecto están muy enfocadas a entrenamientos, dándole un claro protagonismo a los wattios pero sin olvidar otros muchos valores útiles para el día a día de aquellos ciclistas más exigentes consigo mismo. Permite personalizar tus propios planes de entrenamiento, importarlos o utilizar alguno de su lista por defecto; el dispositivo te irá guiando a través de cada uno de los pasos del plan seleccionado. Además, las zonas de potencia y FC están definidas por colores para que sepas fácilmente cuál es tu estado y si vas siguiendo las instrucciones correctamente.

No cabe decir que si, además de toda la familia de sensores, utilizas un potenciómetro Stages Power, la integración y sincronización es total y sin necesidad de calibrar ningún sensor.

Usabilidad

Respecto al uso del Dash L50, todo y que viene precargado con pantallas muy completas basadas en la configuración básica del usuario, destacamos la facilidad a la hora de personalizar tanto los perfiles como las pantallas, con un sinfín de combinaciones, valores, mapas e incluso gráficos y pudiéndose hacer desde el mismo dispositivo, la aplicación móvil o la plataforma Stages Link.

Cuando activas algún plan de entrenamiento (modo workout), el dispositivo también adapta sus pantallas, colores e información a mostrar para que puedas llevar a cabo el plan con lo esencial y necesario para ello.

Otro aspecto curioso, es que podemos configurar la unidad para usarla en modo apaisado o vertical (tiene dos puntos de anclaje) y podemos alternar en función de lo que más nos guste. También tiene la opción modo nocturno con fondo negro para aquellas situaciones en las que rodamos en condiciones de poca luz.

Stages Link

La plataforma Stages Link, tanto en su versión web como en la aplicación móvil, han sido mejoradas para proporcionar mejores herramientas para la revisión de las actividades realizadas, un completo sistema de análisis de los resultados a través de tablas y gráficos, un calendario para planificar próximos planes de entrenamiento o rutas e, incluso, un proceso que valida la integridad de los datos contrastando todos los valores de nuestros sensores para detectar posibles valores erróneos.

Obviamente, desde la misma plataforma, el usuario tiene todo lo que necesita para configurar y administrar todo lo que respecta a la unidad Stages Dash, importar rutas y, también, definir la sincronización de los datos con aplicaciones de terceros (en este punto hemos encontrado a faltar a Komoot en la lista).

Conclusiones

Creemos que, para una empresa como Stages Cycling, entrar en el mercado de ciclo-computadores era un paso natural que debían hacer y con el Dash L50 han querido apostar por un producto versátil pero muy pensado para ciclistas que quieren mejorar su rendimiento.

Los aspectos que quizá menos nos han gustado han sido, por un lado, el sistema de anclaje que no acabamos de encontrarnos cómodos a la hora de ponerlo y quitarlo y, por otro, el tamaño que tal vez nos gustaría ver una versión con las mismas prestaciones pero algo más liviano y reducido.

Por otro lado, la calidad del dispositivo y los acabados es indudable. Está muy bien equilibrado en muchos aspectos (como su pantalla y batería), cuenta con una plataforma muy potente como lo es Stages Link y, respecto a su precio, se ajusta al resto de sus competidores más cercanos. Sin duda, con el Dash L50, la marca estadounidense entra de lleno en el sector con un producto muy completo y que estamos seguros que dará mucho que hablar.

Fotos de: Brazo de Hierro

1 comment

Deja un comentario