Bohemian Border Bash – Recap

Cuando Ondřej contactó con nosotros por primera vez aún no conocíamos la existencia del Bohemian Border Bash y, mucho menos, del increíble lugar donde se llevaba a cabo. Tras consultar el site oficial del evento e indagar un poco más sobre el parque natural dónde se realizaba, teníamos totalmente claro que no podíamos rechazar la invitación.

Todavía en el avión de camino a casa, intento recapitular todo lo vivido estos cuatro días en la República Checa y no dejar atrás ningún detalle, ni ningún recuerdo de esta gran experiencia.

Desde el primer instante que me adentré en el parque nacional de Saxon Switzerland National Park acompañado por Jambi y Stefan, con los cuales coincidí en el tren desde Berlín, me quedé asombrado y sorprendido gratamente por todo lo que nos íbamos encontrando a medida que recorríamos la pequeña carretera que daba entrada al parque. Pedaleábamos cargados como burros por un frondoso bosque formado por árboles gigantescos, enormes rocas con formas muy peculiares del lugar y un olor a pura naturaleza difícil de olvidar.

Tras 21 kilómetros de bici (y un buen dolor de espalda), llegamos al campamento donde los chicos de Chimpanzee Bars, entre ellos Ondřej, el organizador, nos dieron la bienvenida y nos entregaron las llaves de las cabañas donde nos alojaríamos. A pesar del cansancio que acumulábamos, estábamos expectantes por ver que nos depararía el resto de los días. Todo pintaba espectacular.

Día 1

Amanecimos listos para nuestro primer día en este paraje natural. Solo unos pocos se aventuraron con la versión de 300 km (Big Bash), el resto escogimos la ruta de 75 km para ir conociendo un poco más la zona.

La ruta circulaba completamente por las entrañas del parque, todo por pistas forestales y senderos, salvo algún pequeño tramo de carretera para los enlaces. Un paisaje espectacular, un paraíso para los amantes de la montaña y la naturaleza.

El track que nos preparó la organización era como un laberinto en el que realizabas varios bucles por la zona y en el que, a pesar de no haber grandes desniveles, alguna subida exigente te ibas encontrando durante la ruta.

Día 2

El sábado era el día dónde más importante en cuanto a asistencia. Más gente había ido llegando a lo largo del día anterior y éramos un buen montón para la ruta de 150 km. La organización insistió en que aquello no era una carrera, pero ya se sabe… a la que alguien incrementa un poco el ritmo, los más competitivos se calientan y todo se pone patas arriba.

La primera parte de la ruta transcurrió por la zona más profunda del parque en cuanto a naturaleza, otro laberinto por pistas estrechas rodeadas de grandes árboles y pedruscos con formas peculiares, espectacular.

Tras cruzar el río Elba con el mítico Ferry (paso obligatorio por la ruta), pasamos a una zona que, pese no pertenecer al parque, seguía siendo una zona impresionante en cuanto a naturaleza. Con una red de pistas forestales casi infinita y carreteras secundarias que enlazaban los pequeños pueblos de la zona, fuimos acumulando kilómetros hasta llegar nuevamente al río, donde nos esperaba el segundo avituallamiento. Acumulábamos 100 km, casi 2.000 m de desnivel positivo y aún nos quedaba volver al campamento y rematar los últimos 50 km.

Utilizamos el ferry por segunda vez para volver a la zona de inicio y rápidamente iniciamos un intenso ascenso que nos llevaría de lleno al corazón del parque. El cansancio hacía presencia en nuestros cuerpos, pero allí nadie tiraba la toalla y seguía pedaleando sin cesar.

Finalmente, tras poco más de 7 horas, llegamos al campamento con 153 km y 2.700 m+ en nuestras piernas. Satisfacción y cansancio a partes iguales, pero nada que no pudiera recuperarse tras una buena ducha y una cena.

Para rematar el día, los organizadores prepararon una gran barbacoa y inmensa fogata para culminar una jornada de ciclismo alucinante.

Día 3

Llegó el momento de empezar a hacer las maletas, la primera edición del Bohemian Border Bash llegaba a su fin pero nos íbamos con una gran experiencia vivida, un buen montón de nuevos amigos y con las ganas de repetir el año próximo.

La zona nos ha encantado, es realmente espectacular, ya sea para ir en bici como para practicar trekking y, en cuanto a la organización, reconocer el grandísimo trabajo que han realizado para que esos días solo nos tuviéramos que preocupar de pedalear y pasarlo bien.

Por último, me gustaría destacar también el support que ofrecen marcas como PEdAL ED, 3T, WTB, Komoot, Wahoo, Ass Savers, entre otros, en eventos como este y que sin su ayuda no sería posible.

Deja un comentario