Click here to switch to English

Ciclismo y arte urbano, dejando huella en la carretera

En una temporada en la que no ha sido posible acercarnos a pie de carretera a ver a los ciclistas profesionales competir, las emisiones televisivas han sido las responsables de compensar por ello. Si bien siempre ha tenido más sentido ver la carrera entera desde el televisor antes que ver pasar a los corredores delante de ti y no saber nada más de ellos hasta llegar a casa, no hay nada como poder decir “Sagan me ha mirado cuando le he animado” o “mira hijo, tengo un nuevo bidón para ti”.
Los que vemos las retransmisiones prácticamente de forma íntegra hemos podido visitar desde la distancia los sitios más emblemáticos de por los que transcurrían las diversas carreras televisadas, y detectado los mensajes de apoyo plasmados en el trazado por el que circulaban.

Pintar las carreteras con mensajes de ánimo para los ciclistas es algo común desde hace años, pero recientemente, varios grupos de personas, conocedores de la exposición mediática que supone, han subido el nivel de los bocetos. Ahora se confeccionan notables piezas que captan la atención tanto de los aficionados que las ven desde la toma del helicóptero, como de los propios ciclistas.

Guilty76 – Coloreando las carreteras más altas

Guilty76 se ha dado a conocer con su street guerrilla desde que pintaron parte del Mont Ventoux en 2015 en la etapa del Tour de Francia que finalizaba en la mítica cima alpina. Incluso la policía consideró que era algo que había que conservar y les ayudaron a poder acabar de pintar.

Y es que no es fácil poder dejar tu huella en la carretera. La mayoría de ellos pinta durante la noche con tal de no entorpecer el tráfico y molestar lo menos posible para no llamar la atención y evitar la visita de los responsables de la zona.

Además, uno no puede dibujar lo que quiera, ya que por ejemplo, en el Tour de Francia, hay un grupo de personas que circula por la ruta del día por delante de la caravana publicitaria y se encarga de destruir todos aquellos trazados en la carretera con mensajes obscenos o comerciales, evitando que sean vistas por televisión. Todos hemos visto varios videos en los que este grupo transforma las formas fálicas pintadas en el asfalto en bicicletas o mariposas.

Dependiendo del lugar, múltiples permisos son necesarios para poder llevar a cabo el trabajo, mientras que si te topas con la gente adecuada, incluso te apoyan. “En Alemania nos arrestarían si hacemos esto, pero en Francia les encanta” – dice Florian. También han pintado los adoquines del Muur van Geraardsbergen, uno de los sitios de peregrinaje del ciclismo europeo. Pese a que la gente no les dio esperanzas de poder hacerlo, consiguieron convencer al alcalde del pueblo durante el Grand Départ del Tour en 2019, que partió desde Bruselas. Hasta entonces nadie se había atrevido a pintar el mítico muro, pero ellos fueron allí y lo hicieron.

Procedentes de Frankfurt, en Guilty76 hacen más que pintar simples palabras de apoyo a los ciclistas y equipos que desean animar. “Nunca hemos recibido mal feedback de nuestros trabajos, pero lo que nos sorprende aún más es que nunca hemos sido arrestados” – ríe Florian. Tienen una estrecha relación con varios ciclistas profesionales, que les avisan si hay un cambio de recorrido o les comentan qué les ha parecido pasar por encima de esa pintura que les han dedicado. Son piezas que no pasan desapercibidas, y a día de hoy ya es común ver en la retransmisión alemana de las principales carreras una sección dedicada a enseñar sus últimos trabajos.

“Pintar nombres es algo que todo el mundo puede hacer, así que decidimos pintar mensajes enormes, maillots a gran escala, y al final decidimos cerrar toda la carretera” – Florian de Guilty76.

De cara al año que viene tienen grandes planes para la Paris-Roubaix. Fieles seguidores de John Degenkolb, el ciclista alemán ha sido recompensado recientemente por sus esfuerzos para salvar la carrera en categoría junior, que hubiera desaparecido si no fuese por su ayuda. En compensación, la organización decidió a principios de 2020 poner su nombre al segmento de pavés de 3,7 kilómetros entre Hornaing y Wandignies-Hamage. La próxima vez que la Paris-Roubaix tenga lugar, Guilty76 estará ahí para colorear parte del segmento y hacer su homenaje particular.

Puncheur – Retratos durante las clásicas de pavés

Puncheur se ha metido de lleno en el mundo del arte urbano con las caricaturas de determinados ciclistas. Boonen, Sagan, Van Aert, Wiggins… Algo que tienen en común todos ellos es su carácter y valentía. Para el Tour de Flandes recientemente disputado, dibujaron también a varios personajes populares, siendo conscientes de la cantidad de gente que estaría en casa viendo la retransmisión por la televisión. Los comentaristas locales José de Cauwer y Michael Wuyts, conocidos por todo aficionado al ciclismo de Bélgica, también fueron retratados en la cima del Koppenberg.

El primer street-art fue dedicado a Tom Boonen en 2017, la temporada de su retirada como profesional y su última oportunidad para ganar París-Roubaix por quinta vez.
Desde entonces han ido perfeccionando la técnica, basada en pintar sobre una plantilla de cartón. Si bien al principio utilizaban sprays básicos y fáciles de borrar por temor a represalias, las piezas que pintan hoy en día son perecederas en el asfalto.

“Desde entonces he invertido en láminas de cartón ya que son más fáciles de manejar y siguen siendo del mismo grosor y dureza. Ahora imprimo las 8 o nueve DIN-A0 imágenes en la copistería de la zona” – Thomas de Puncheur.

En varios lugares de Bélgica aún podréis presenciar el trabajo que hicieron durante el Tour de Flandes de este año o el homenaje que hicieron a Van Aert tras su exitoso Tour de Francia, previo a su intento de conquistar los Mundiales.

Con la repercusión generada, son varios los trabajos por comisión que les han solicitado, ya sea para decorar tiendas, añadir un toque artístico a un evento u homenajear a cierto deportista, como el caso del recientemente retirado nadador Pieter Timmens.

Como su logo en forma de diamante indica, Puncheur seguirá siendo fiel a su identidad y continuará honorando a los ciclistas más duros del panorama internacional. Sus planes de cara al año que viene se centrarán, de nuevo, en las clásicas de primavera, pero también tienen intención de decorar las carreteras por las que el Tour de Francia y los Mundiales circularán la próxima temporada.

Como pasa con los graffitis de las paredes, en el street-art no está permitido pintar encima de una pieza ya existente. Así que muchas veces se trata de quién es el primero en llegar a los mejores lugares. Este año, Guilty76 viajó al Grand Colombier dos semanas antes del paso de la carrera para asegurarse de poder dibujar lo que pretendían.

Tanto Puncheur como Guilty76 vivieron con expectación la presentación de la ruta del Tour de Francia 2021, esperando saber qué cimas iban a ser las elegidas, y anotaron cuáles serán sus objetivos para la ronda gala. Así que no os extrañéis si el próximo julio vemos ciertos tramos del Mont Ventoux o las montañas de los Pirineos pintadas con el street-art de estos colectivos.

Fotos: Puncheur, Guilty76 archives