Ve más allá con Komoot

Montar en bicicleta es un concepto amplio, poco definido y que cada vez incluye más significados posibles a raíz de las nuevas modalidades que crecen en relevancia y de los estilos de vida que fomentan gran variedad de alternativas. Aquel que saca a pasear su bicicleta uno o dos días por semana debido a sus obligaciones personales o profesionales poco tiene que ver con los ciclistas semi profesionales que pasan gran cantidad de su tiempo sobre el sillín, y las necesidades de unos y otros son bien distintas. Igual que se es posible distinguir a un ciclista de otro por la frecuencia de uso de la bicicleta, otros elementos diferenciadores pueden ser la modalidad de ciclismo practicada, los objetivos al montar en bicicleta o el tipo de ruta preferido. Algunos serían capaces de hacer cada día la misma ruta, mientras que otros no soportan pasar dos días consecutivos por la misma carretera o sendero. Está claro que cada uno tiene sus singularidades, pero nuestro denominador común es la bicicleta.

Los creadores de Komoot, la app para planificar y posteriormente navegar rutas en bicicleta y a pie, son conocedores de la heterogeneidad de la comunidad, y han desarrollado un producto que aporta valor a todos los usuarios, ofreciendo soluciones a las distintas necesidades que pueda tener cada individuo. La empresa con sede en Alemania hace hincapié en salir a explorar el mundo, y lo consigue con la cantidad de recursos a disposición del usuario que sirven como inspiración para casi 10 millones de personas en todo el mundo.

Todo lo que necesitas, sin dificultades

Para crear una ruta lo único que necesitas es seleccionar el deporte, un punto de inicio y otro de final, y Komoot creará la ruta escogiendo el trayecto más adecuado a tus características y las de tu bici. Para ello, la plataforma decide cuál es la dirección más eficiente teniendo en cuenta si la carretera está optimizada para su circulación en bicicleta, y si el nivel de forma escogido es suficiente para superar las dificultades del camino. La tendencia aventurera del algoritmo de Komoot hace que la ruta propuesta no sea siempre la más rápida, ofreciendo numerosas alternativas para llegar al destino.

Al escoger un deporte determinado, la aplicación muestra en el mapa lugares relevantes (highlights) que puedes incorporar a la ruta. Estos sitios destacados son emplazamientos recomendados por la comunidad; pueden ser espacios concretos como por ejemplo una atracción turística, pero también adoptan la forma de segmento. Estos puntos están marcados en rojo en el mapa, y el criterio de elección es la libre opinión de la comunidad. En el caso de que exista un puerto de montaña con bellas carreteras y espectaculares vistas, el usuario tiene la opción de destacar no solo la cima sino la ascensión al completo. Adicionalmente se pueden incorporar imágenes para enseñar a todo el mundo lo que se están perdiendo si desestiman incorporar estos highlights en su recorrido. Miradores, lagos, senderos o aquella pastelería con la mejor tarta de zanahoria; todos pueden ser considerados lugares de interés y aportar valor a la ruta que transcurre por ellos.

Además, Komoot se nutre del comportamiento del usuario para realizar recomendaciones personalizadas. Con este servicio visible en la pantalla inicial de la versión web, la plataforma propone lugares y segmentos a visitar que han sido especialmente populares entre la comunidad y se ajustan a las preferencias personales, creando una experiencia de usuario hecha a medida.

Como en otros planificadores de ruta, puedes buscar o seleccionar una localización determinada para incluirla en el recorrido, pero en el caso de Komoot no es necesario seleccionar estos puntos de paso de forma ordenada; si decides ir del punto A al punto B y obtienes una primera sugerencia pero más tarde te das cuenta de que hay una carretera entre esos dos puntos por la que te gustaría circular, puedes añadir el waypoint y la ruta se ajustará automáticamente para llegar al mismo destino pasando por el lugar seleccionado. Asimismo se pueden hacer pequeñas modificaciones a la ruta arrastrando la línea del recorrido de forma manual. En caso de que komoot no organice los puntos de paso de la forma que tú esperabas obtener, es posible reordenarlos desplegando la lista completa.

Reacciona ante lo inesperado

Mientras confeccionas la ruta deseada, puedes ir viendo el perfil de la ruta y el tiempo estimado de realización. Adicionalmente se ofrece información acerca del tipo de superficies por las que deberás circular, para saber si se ajusta al equipamiento con el que tienes intención de realizarla. A nadie le gustaría encontrarse de repente con un tramo lleno de piedras el día de estreno de unas valiosas ruedas de carbono, ¿verdad?

Muchas veces en el pasado, cuando la ruta de nuestro GPS no tenía en cuenta las obras en una carretera o la inaccesibilidad a una trialera debido al último diluvio, solíamos acabar ignorando lo que nos decía el ciclocomputador y sacábamos el móvil para consultar Google Maps. Con la fácil navegación de Komoot con instrucciones de voz curva a curva, pararás menos a comprobar si realmente estás yendo por donde toca, lo que te permitirá disfrutar más de la ruta.

Tú decides: seguir el recorrido a través de tu dispositivo GPS o de tu smartphone. Con el móvil es posible replanificar a medio recorrido, con lo que en todo momento habrá una línea a seguir. También hay la posibilidad de guardar tus rutas para tener acceso a ellas sin conexión, lo que evita problemas al perder la señal o al acabar con la batería del dispositivo.

Aumenta el nivel a tus experiencias con la bici

La aplicación se puede descargar de forma gratuita a través de Google Play y la App Store. Inicialmente recibes una región concreta a tu elección, con la posibilidad de desbloquear zonas adicionales a través de un pago único de 3,99€ cada una. Existen opciones adicionales, incluyendo la posibilidad de tener acceso a todo el mundo.

A parte de todas las herramientas y prestaciones del pack básico de Komoot, la suscripción anual a la versión premium ofrece servicios adicionales para la planificación de rutas y la protección del usuario. El coste de este servicio es de 59,99€ al año.

Siempre va bien tener todo integrado en un mismo sitio y no tener que consultar diferentes fuentes para saber la predicción meteorológica de cara a tu próxima ruta. A los suscritos a premium, tras escoger la fecha y hora de inicio de ruta, Komoot les mostrará varios indicadores relacionados con la meteorología: temperatura (mínima, promedio y máxima), precipitaciones (probabilidad de lluvia e intensidad), viento (velocidad y dirección) y la hora de salida y puesta de sol para el día seleccionado.

Komoot premium además permite la planificación de aventuras de más de un día de duración, pudiendo personalizar cada una de las etapas e incluso ver los alojamientos cercanos al punto de finalización de cada segmento. Tanto los borradores como las rutas realizadas podrán ser organizadas dentro de colecciones que podrán ser compartidas con otros usuarios.

El próximo pez gordo

Al igual que Strava, Training Peaks o Zwift, Komoot aspira a convertirse en una herramienta esencial y de uso habitual para el ciclista, y la cantidad de peculiaridades con las que cuenta la aplicación hacen que de una forma u otra tengamos que acudir a ella. Komoot ha sido una incorporación clave para nosotros a la hora de organizar y planificar proyectos como Among the Giants o The Raw Stories, solventando los problemas que pudieran surgir y ayudándonos a descubrir nuevas zonas que visitar.

Se suele decir que quien mucho abarca poco aprieta, pero en este caso se puede comprobar qué bien se ha estudiado el comportamiento de los usuarios para que Komoot sea un todo en uno.

Os dejamos el enlace a nuestro perfil en Komoot, por si queréis pasar a echar una ojeada a nuestras colecciones.

Fotos de: Brazo de Hierro

Deja un comentario