Click here to switch to English

La Inca Divide desde la lente de Cesar Delong

La Inca Divide organizada por BikingMan es probablemente una de las más duras y fascinantes carreras de ultra-ciclismo del mundo, comienza y termina en la ciudad costera de Trujillo (Perú). La carrera transcurre desde la costa hasta el desierto de dunas a través de la gran altitud de la Cordillera Blanca. 1.650 km con un tiempo límite establecido en 10 días, enfrentando todo tipo de complejos obstáculos y dificultades de una carrera de resistencia como una enorme cantidad de kilómetros, falta de sueño, mal tiempo, gran altitud, pistas de grava dura, y pocos lugares para detenerse y reponer energía.

Un viaje espiritual a través del territorio del antiguo Imperio Inca, un lugar con vistas impresionantes de la Cordillera de los Andes. La variedad del terreno es enorme, caminos mixtos con grava y asfalto, 10 días de un viaje por el corazón de Perú.

Para obtener una visión interna de esta dura carrera, nos pusimos en contacto con Cesar Delong, fotógrafo profesional brasileño desde 2014 y especializado en cubrir competiciones deportivas en exteriores, con un especial interés en fotografiar las carreras de descenso. Se adentró en la aventura de Inca Divide junto con su amigo Leo Boi (videomaker), con la idea de seguir a los atletas y ciclistas brasileños Rafael Oliveira y Breno Bizinoto, que corrían en esta locura de carrera.

¿Cómo empezaste en la fotografía y en la fotografía deportiva en particular?

Me gustaba el ciclismo desde niño. Recuerdo que tenía 6 años e intentaba montar en una de 26 pulgadas de mi padre y me estrellaba siempre contra  el suelo, pero con el tiempo aprendí. Empecé en BMX muy pronto, seguido por el urbano (street) y a mediados de 2010 empecé a practicar el descenso con amigos en mi ciudad. Surgió la necesidad de que alguien registrara el entrenamiento, así que cogí una cámara compacta y saqué mis primeras fotos, poco a poco me fui enamorando de la fotografía. Me convertí en profesional en 2014, empezando a fotografiar el Downhill Paranaense y publicando artículos en la web de Pedal.

Me gustan todas las pendientes deportivas, las escaladas cortas, el pedaleo, permanecer libre en la naturaleza tanto como sea posible. Todo lo que implica esto me hace sentir bien, no me gusta estar atrapado en rutinas o en una oficina, lo cual es súper estresante para mí. Vivir libre es mi estilo de vida y es aún más agradable ganar dinero con ello.

Cuéntanos tu experiencia en Inca Divide, una experiencia como esta no solo es muy dura para los participantes, para hacer una cobertura mediática de un evento como este, tiene que ser compleja

Fue la experiencia más dura que me dio la fotografía hasta ahora. Fueron muchos días seguidos en altitudes no comunes para los brasileños, por encima de los 3000m algunos días. La cuestión de no tener un horario con el que estar seguros de que iba a pasar era complicada. Durante los días decidíamos dónde comeríamos, pararíamos, dormiríamos, etc. Por otro lado, fue el evento más hermoso en el que trabajé porque la naturaleza es simplemente impresionante, la gente y la cultura allí son increíbles y algo único. Una experiencia que me llevaré toda la vida, personal y profesional.

¿Qué set de fotografía usaste para el viaje?

Usé dos cámaras Nikon D7200. Usé un 70-200 f2.8, un sigma 10-20mm, 35mm y 50mm. No tuve que usar el flash. También una GoPro Hero 7.

Tal vez lo que todos conocemos de Perú es poco más que su vertiente andina. ¿que nos puedes contar de tus vivencias durante la cobertura de la la Inca Divide?

Es un país increíble, me gustaría que más gente lo visitara y experimentara lo que he pasado. Tienen algunas cosas distintas si las comparadas con lo que tenemos en Brasil, por ejemplo, la comida, el alojamiento, el tráfico, a veces caótico… es curiosamente ese desconocimiento lo que nos anima cada día, enfrentarnos a una situación tan adversa es bueno para mejorar. 

Trabajar en un lugar como este, completamente diferente a lo que estás acostumbrado es muy agradable porque te saca de la zona de confort. El pueblo peruano es muy carismático y lleno de particularidades, la ropa es un diferencial y los paisajes son impresionantes. En cuanto a la comida, es barata, pero pasarás días comiendo lo mismo. Ya no soportaba comer Pollo o Lomo a lo Pobre, platos que incluso eran sabrosos, pero que te ponían enfermo al quinto día, aunque en las grandes ciudades las cosas cambian. No obstante  la prueba pasó por lugares inhóspitos, no tuve muchas opciones de poder saborear la cultura.

¿Cuál es la imagen de esta experiencia que significa algo especial para ti o destacarías del resto?

Es una foto mía y es sobre lo que se dijo anteriormente, me sentí libre cada día, me sentí ligero y en paz. A pesar de toda la fatiga del trabajo, en cada momento nos agradecimos por vivir ese quizás un momento único en nuestras vidas. 

Cada montaña que escalamos nos emocionó. Muchos momentos nos asustaban por los extraños caminos con poca infraestructura junto a los acantilados, pero al mismo tiempo había tanta buena energía que venía de ese horizonte y…  era difícil de explicar. Una belleza singular que sólo se puede encontrar en América del Sur.

Por favor, explícanos algún suceso curioso o anécdota del viaje.

El sexto día, destrozamos un neumático del coche, no había forma de comprar otro o arreglar ese neumático en medio de la nada, daba un poco de miedo continuar el viaje sin un repuesto.

Otro día, cerca de Machu Pichu, estábamos en medio de la nada perdidos, ¡de verdad! Unas horas más tarde, sin señal de teléfono, intercambiamos wifi por fotos de la aldea con los lugareños, un momento icónico.

César, una reflexión final para nuestros lectores sobre lo que experimentaste

Creo que no puedo nombrar una razón para que lo hagamos todo esto, para arriesgar nuestras vidas en una experiencia tan difícil, pero lo único que puedo decir es que nunca nos detendremos. La verdad es que nos encanta todo lo relacionado con las bicicletas. Es el viaje, la gente que conoces, las experiencias, el aprendizaje, la evolución como ser humano.

La parte de tomar las foto y editarlas es sólo un mero detalle.

Fotos de: Cesar Delong