Click here to switch to English

Los Grubers y la fotografía en ciclismo profesional

Ya hacía tiempo que queríamos hablar con ‘los Grubers’, AshleyJered Gruber son sin duda alguna un referente en el mundo de la fotografía de ciclismo. Tienen una capacidad increíble para transmitir la esencia del ciclismo a través de sus instantáneas, capturando momentos de la carrera, retratos de los corredores, y la magnificencia de las montañas y carreteras de los grandes tours.

Definitivamente, el mejor aspecto de cubrir carreras de ciclismo es que nada está orquestado y que todo puede pasar en cualquier momento. Por supuesto, nuestra misión es retratar la carrera pero, si nos paramos un momento, podemos encontrar miles de cosas interesantes sucediendo al mismo momento alrededor. Hay un gran factor humano que envuelve el ciclismo, y eso es probablemente lo que más nos guste y lo que más echaremos de menos cuando recordemos estos años.

Ashley y Jered viven la mayor parte del tiempo ‘on the road’, siguiendo el pelotón de carrera en carrera, desde las clásicas hasta las grandes vueltas: París-Roubaix, Tour de Flanders, Amstel Gold, Milano-Sanremo, Strade Bianche, Vuelta de España, Giro d’Italia y, por supuesto, la más grande de todas, Le Tour de France. Ellos viven el carismático y frenético mundo del ciclismo profesional de muy cerca, un sueño para muchos de nosotros pero también un estilo de vida muy sacrificado.

Grandes Vueltas: Le Tour de France

El Tour de France (TDF) es sin duda la mayor, más dura y más apasionante carrera del calendario. Capturar el TDF no es tarea fácil, 4 semanas de trabajo duro, aventuras, diversión, emociones, pero también cansancio, estrés, nervios, y muchas instantáneas para tomar.

El Tour de France son casi 28 días de trabajo sin descanso. Casi que me pongo nervioso y noto un cosquilleo en el estómago sólo de pensar en ello (se ríe). Trabajando 16 horas al día, 6/8 horas de fotografía y luego tienes que ocuparte de editar, tomar fotografías después de la carrera, medios de comunicación, y conseguir descansar lo suficiente.

Es muy intenso y agotador incluso durante los primeros días de la carrera. Cada día es un patio de recreo distinto y tienes que elegir una estrategia, es de locos. Tenemos que decidir si es mejor centrarnos en una carretera principal o en una pequeña, y podemos encontrar 100 ejemplos en los que una es mejor y la otra peor. Además, tienes que lidiar con las situaciones de carrera, policía, coches de equipo, y otras variables. A veces, es mejor seguir tu instinto y ver qué ocurre, siempre teniendo otras 3 o 4 alternativas.

La meta es una locura. Todas las zonas de la línea de llegada del TDF son enormes. A veces hay que aparcar 10 minutos a pie, y mejor que corras para ver la llegada e intentar sacar unas fotos decentes (se ríe).

Pero todas estas cosas hacen del TDF algo tan especial y único. Mayor es el esfuerzo, mayor es la satisfacción. El TDF es una montaña rusa, una vez estás montado es un juego divertido, y en los días buenos es realmente emocionante. Es una aventura salvaje, durante 4 semanas vas de un sitio a otro siguiendo al pelotón a través de las bonitas carreteras de Francia, siempre buscando los mejores rincones y las mejores instantáneas.

Ashley y Jared, los dos sois inseparables, ¿cómo conseguís trabajar juntos durante una carrera?

Cuando vamos a las grandes vueltas Ashley siempre conduce y yo indico el camino. Intentamos maximizar las paradas, normalmente tomamos fotos desde dos sitios distintos para tener un campo de trabajo distinto. En general, Ashley se ocupa de los detalles que nos mantienen en vida durante las vueltas, es trabajo duro. Normalmente selecciono y edito las fotografías que tomamos durante el día, mientras Ashley aún se ocupa de cubrir el after-race: equipos, mecánicos, o masajistas. Es importante trabajar en equipo pero también tener la capacidad de dividir tareas.

Me encanta editar, el proceso, encontrar los pequeños detalles de lo que hicimos. A veces, durante la carrera, sacas fotos de todo, pero no eres consciente de lo que sucede, solamente tratas de tomar tantas fotos como puedes.

Confianza en sí mismo y creatividad, el TDF es una gran caravana de coches, motos, equipos, y policía. Tomar fotos no es un trabajo fácil. ¿Cómo os sentís al respeto? ¿Encontráis un equilibrio entre vuestra creatividad y lo que se supone que debéis hacer?

Casi todos los días tengo montones de dudas acerca de las fotos que tomé. A veces, al final de una carrera, cuando voy hacia el ordenador, me pregunto si habrá alguna foto buena. Siempre buscas lo mejor pero te puedes sentir como si no hubieras conseguido lo que buscabas. Te sientes como si te faltara algo o una foto de un lugar concreto. Es difícil sentir que lo has logrado.

Pienso que, en general, tomamos las fotos que más nos gustan, y normalmente a la gente les gustan. Intento tomar las mejores que pueda allá donde vayamos, sin pensar en quien estoy retratando. Es más como ‘estoy aquí, ahora, en este lugar, ¿cúal es la mejor foto que puedo tomar?’. Para mi es importante pensarlo así.

Trabajando como freelance y trabajando por un equipo. ¿Cómo es trabajar por un equipo como Education First (EF)?

Hacemos un poco de todo, pero estar con equipos es realmente bueno para nosotros, especialmente con EF. Hemos estado con ellos en el TDF en el hotel del equipo. Realmente ayuda tener una infraestructura detrás. En el caso de EF, creo que están haciendo un buen trabajo de comunicación y medios sociales. Ha habido una gran transformación en los últimos dos años. Han invertido mucho en eso, y es genial formar parte en eso. Pero creo que, en general, muchos equipos están intentando mostrar lo mejor de sí y están trabajando en ideas y estrategias nuevas. No es un trabajo fácil, necesitas una gran logística y un buen equipo.

¿Cómo lográis encontrar un balance entre tomar fotos en grandes carreras o hacer sesiones para marcas?

Intentamos encontrar un balance entre el número de carreras que queremos seguir y las marcas con las que queremos trabajar. Mantenerse alejado de las carreras durante un tiempo es a veces una salvación para nosotros, hay un cierto nivel de energía que debes respetar antes de estallar. Nos encanta hacer sesiones para marcas. Es divertido, bien pagado, buenas condiciones en las que tomar fotos, ves amaneceres y atardeceres, y definitivamente tienes más tiempo para pensar acerca de la foto y el sitio que quieres sacar.

Algunas instantáneas rompedoras

El día del Iseran

Etapa 19 del TDF 2019, uno de esos días que quedará grabado en nuestras memorias. El joven colombiano Egan Bernal hace un ataque demoledor al maillot amarillo en lo alto del puerto de Iseran para escribir su nombre cerca de los grandes de todo el tiempo. Aún con 40 km para la llegada, en Val d’Isere, la organización suspende la carrera durante el descenso. Todo enloquece, nadie sabe qué sucede y en el pelotón se vive un momento de tensión y nervios. Aún con todos los obstáculos, Jered encontró un diferente ángulo de la carrera.

Cuando tomé esas fotos no sabia que la etapa iba a ser cancelada. Estaba a 5 km de la cima del Col d’Iseran (aún 30 km delante de la carrera). Me pasé 15 minutos andando y contemplando el paisaje. Mientras descendimos por la otra vertiente, todo era épico y precioso. Recuerdo que antes que la organización parase la carrera estábamos parados en un túnel. Un policía no nos dejaba pasar, y cuando lo hizo la carretera se empezó a llenar con barro, estaba allí mientras pasó. Fue emocionante, constantemente entrando y saliendo del coche tan rápido como podía para tomar fotos. No sé cómo llegué al último puerto, pero al llegar me dí cuenta que la carrera estaba suspendida. Sin embargo, sentí que estaba presenciando algo maravilloso.

Arco de Triunfo al atardecer

Aún tenemos la última etapa del TDF 2019 en nuestras mentes, el Arco de Triunfo al atardecer. Mientras mirábamos la retransmisión desde casa ya queríamos saber qué fotos habrías tomado. La luz era simplemente perfecta.

Fue increíble. Siempre volvemos a casa después del TDF, de modo que seguramente edité esas fotos como un rayo. Fue la manera de hacerme una especie de tributo a mi mismo, sacar unas buenas fotos del Arco de Triunfo. Recuerdo que había visto unos cuantos lugares desde los que sacar fotos, pero a nivel de calle la luz era perfecta. Fue un gran momento y pensé que todo quedaría genial.

Subidas épicas y carreteras pequeñas

Probablemente todos nosotros tenemos un puerto favorito: Stelvio, Gavia, Zoncolan, Giau, Furka, San Gottardo, Tourmalet, Iseran, Abisque, Angliru, Mangart, para mencionar unos cuantos. Vistas épicas y paisajes grabados en nuestras mentes.

El Gavia fue mi puerto preferido. Recuerdo mirar imágenes suyas en 2002 en una web, y me fascinó. Aún lo hace. Tengo un montón de puertos favoritos ahora, pero el Gavia aún es el mejor para mi.

En general, me gustan las carreteras pequeñas en mitad de la nada, sin coches ni gente alrededor. Me gusta la sensación de estar conectado con mi alrededor, te sientes como si tuvieras tu carretera personal. Esa es la razón porque quizás prefiera las carreteras desconocidas a los puertos famosos. Y probablemente será parte de mi fascinación por el gravel, la gravilla te da la oportunidad de escaparte muy rápido, y me encanta. Estuvimos en Girona hace dos años. Para bicicleta de carretera estaba bien, pero el gravel fue muy divertido y realmente especial.

Duchas en Roubaix

Amalo u ódialo, el ciclismo es uno de los deportes con más sabor, épico, duro e impredecible, muchos elementos se unen para formar una sola imagen. Seguramente, l’Enfer du Nord (la Paris-Roubaix) sea una de las experiencias más demoledoras mental y físicamente en el ciclismo profesional. Después de la carrera, muchos ciclistas literalmente colapsan después del esfuerzo. Algunas de las fotos que Jered tomó en las duchas de Roubaix son la pura esencia del ciclismo.

Realmente ves a la gente desmoronarse, y es extraño porque después de la meta hay muchas personas de los equipos, fotógrafos, televisión, organización, es bastante loco. En las duchas sólo hay 4 o 5 corredores, un momento íntimo (algunos lo encontrarán cruel), pero las imágenes son preciosas. Se trata realmente de exponer lo que está sucediendo. No me siento culpable de haber tomado esas fotos, todo el mundo sabe lo que pasa en Roubaix. Fue un momento puro de verdad, y transmite mucho de lo que el ciclismo es.

Fotos de Ashley y Jered Gruber.