BikingMan: Ultrafondo alrededor del mundo

En un momento en el que el ciclismo de ultrafondo está en auge, hay una organización que ya va un paso por delante ofreciendo este tipo de emociones dentro de un ambiente regulado.

BikingMan, la empresa fundada por Axel Carion en 2015, organiza una serie de eventos relacionados con la ultrafondo alrededor del mundo, con disparidad de condiciones y recorridos. A lo largo de estos últimos años, los participantes han podido recorrer los rincones de Ecuador, Perú, Oman, Córcega (Francia), Laos, Taiwan y próximamente Portugal.

A diferencia de la mayoría de las carreras de ultrafondo, BikingMan diseña unos recorridos con salida y llegada en el mismo lugar. Según Axel y el resto del equipo, uno de los motivos es que un trazado de punto A a punto B dificulta el control sobre los participantes e incrementa los costes. La seguridad es un aspecto de vital importancia para ellos, y el hecho de tener gente específicamente encargada de ello les ha permitido obtener los permisos y la colaboración de las autoridades locales. En cada una de las carreras, los organizadores reciben el apoyo del personal local para la realización de varias funciones, a los que hay que añadir el equipo que forma parte de BikingMan durante todo el año. En otros eventos, los organizadores no se hacen cargo de la seguridad de los inscritos, mientras que en este caso los participantes pueden contar con la ayuda de las personas a cargo de la prueba.

Tras organizar satisfactoriamente la primera carrera -y octava en el total- en Laos el pasado mayo, BikingMan se dirige este agosto hacia Sudamérica. IncaDivide, la carrera que tiene lugar en Perú, fue el primer evento organizado por la empresa allá en 2016. En esta tercera edición, los participantes que logren cruzar la línea de meta lo harán tras recorrer 1.650 kilómetros con 32.500 metros de desnivel positivo. Además, este es un lugar con en el que Axel tiene una relación personal.

Hasta hace apenas unos años, Axel apenas había montado en bicicleta. Sin embargo, un día decidió aventurarse en un viaje en el que cruzaría varios países del este de Europa con una bicicleta de turismo, y desde entonces ha recorrido grandes partes del mundo en búsqueda de vivencias. Es habitual que los practicantes de ciclismo recalen en la disciplina de ultrafondo tras años compitiendo (profesionalmente o no) en modalidades más tradicionales, pero para Axel su primer contacto con el mundo del ciclismo fue a través de estas aventuras. Con este calendario de eventos, él tiene la intención de compartir lo que vivió en su momento. Por supuesto que hay una clasificación final y reconocimientos para los más rápidos, pero, bajo su punto de vista, de cara a atraer la atención del exterior es mejor mostrar las historias ocurridas que simplemente las estadísticas y números generados por la competición.

“Se trata más del camino que de las estadísticas” nos comentó durante la conversación que tuvimos.

El tipo de ciclista que se presenta en la línea de salida de estas carreras difiere en gran medida de los que uno se puede encontrar en eventos que a día de hoy son más conocidos. BikingMan promueve unos valores con los que intenta que sus participantes no acudan con una mentalidad puramente enfocada en el rendimiento individual, sino con una predisposición a crear comunidad y generar historias con más valor que el simple hecho de ser finisher. El objetivo es que los corredores vivan experiencias únicas a lo largo del camino a meta.

IncaDivide tendrá lugar el próximo 14 de agosto, pero complementariamente al evento BikingMan, Axel intentará completar un reto de dimensiones mayúsculas. Su intención es, junto con Jonas Deichmann, recorrer la ruta conocida como Peruvian Great Divide rebajando el actual tiempo establecido. Con una longitud cercana a los 1.500 kilómetros y una gran parte por encima de los 4.000 metros de altitud, esta ruta es uno de los recorridos transitables a más altura del planeta.

Habiendo recorrido ya una parte de la ruta y tras aprender de los errores cometidos, Axel tiene plena confianza esta vez, con una bicicleta a prueba de las pronunciadas pendientes y la multitud de rocas en el camino. Puedes ver los detalles de su equipamiento y preparación en su perfil de Instagram.

Después de Perú, la siguiente parada será Portugal, donde las características de la prueba serán muy diferentes. La primera edición en este lugar quiere ser un evento de introducción a la disciplina de ultrafondo, con un recorrido menos exigente tanto por la distancia como el terreno. Cualquier persona con atracción por las pruebas de este tipo, pero con temor a las extremas situaciones que conllevan, puede encontrar en este evento una buena opción para iniciarse en estas carreras.

Pese a su extenso calendario, la intención de BikingMan es llegar a las carreras anuales en los próximos años, buscando más lugares singulares que puedan atraer la atención de potenciales participantes. Como ha hecho hasta ahora, Axel se encargará de confeccionar y supervisar cada centímetro de las nuevas rutas, aplicando la experiencia ganada tras sus múltiples viajes y aventuras.