Todos los que masticamos un poco de ciclismo sabemos lo que es el Festive 500, para los que no, es una iniciativa de la marca de ropa Rapha, una de las más elegantes y codiciadas en el ambiente ciclista.

Desde el 2010, Rapha reta a todo ciclista a ponerse a prueba y pedalear 500km en los 8 días que están entre la vigilia de Navidad y Noche Vieja. Este año, como nunca, hemos visto nacer proyectos interesantes alrededor de esta iniciativa, el primero que os contamos fue el Catalunya Winter Challenge, organizado por Therese Sundstorm. Otra de las ideas favoritas para llevar a cabo #Festive500 se llama MenOfLakes500, organizado por nuestro gran amigo Carlo Bonetti, en la brutal ambientación de los más sugestivos lagos de la región italiana de Trentino.

“No ha sido difícil decidir que los lagos fueran el hilo lógico y que harían de este desafío una historia y nuestra propia aventura. Pudiendo elegir entre 297 lagos, teníamos solo que escoger. Entonces, decidimos elegir los lagos con más encanto y que a nivel logístico fueran más asequibles a nivel climático en esa época del año. Pedalear en diciembre en nuestra zona puede ocultar muchas sorpresas”.

125/500

Para el primer día escogimos una ruta clásica, el giro de Valvestino, carreteras que conocemos bien, pero no por eso menos complicadas, con 2 puertos de montaña antes de llegar al paso de Ampola, tocando 4 lagos (Garda, Valvestino, Idro, Ledro). Temperaturas aceptables con un -3* registrado justo en la presa de Valvestino, conseguimos mitigar aún más las condiciones meteorológicas con un remedio de la vieja escuela: grappa artesanal al “cirmolo”.

275/500

El Lago de Resia situado en el profundo norte del Alto Adige que hace Frontera con Austria, ha sido la segunda meta de nuestra segunda etapa. Salimos (no es casualidad) de la fábrica de cerveza Forst, el planning preveía subir todo el Valle Venosta hasta el lago y volver; 150 km todos en carril bici, parecía todo fácil hasta que nos encontramos un potente FÖHN (Viento característico de la zona). Sufrimos como perros encontrándonos muros estilo Tour de Flanders. La vuelta con el viento a favor, fue toda gloria soñando con bretzel y cervezas frescas.

420/500

El Tercer día llegamos al Lago de Caldaro desde Trento por la Weinstrasse (calle del vino) en el medio del Oltradige entre viñas y campos de fruta, habíamos planeado una ruta plana, pero entre subidas y bajadas y carreteras equivocadas al límite de la comedia, acumulamos 1000mt de desnivel. No había ni una pizca de viento, cosa que nos puso de buen humor y decidimos parar para tomar una buena copa de lagrein en el pequeño pueblo de San Michele. Llegamos a Bolzano y dimos la vuelta para volver, sin saber que nos esperaba otra vez el puto viento. 60 km luchando contra el viento, fue un auténtico calvario.

500/500

Los últimos 80 km nos los sudamos en las carreteras de casa añadiendo 5 lagos en la etapa final de nuestro MenOfLakes 500, pedaleando El Valle de los Lagos hasta el pueblo de Terlago. Si en los días anteriores el viento fue nuestro principal enemigo, en el último día ha sido el frío, con un -6* registrado por la mañana para darnos los “buenos días”.

Llegamos a los lagos de Lamar entre caras de sufrimiento e imprecaciones, las piernas ya son de mármol (durísimas) y en la última subida hay insultos sin piedad, el mejor remedio para el cansancio.

Día 1:

  • 125,9km / 1.874m
  • Lago di Garda, Lago di Valvestino, Lago d’Idro, Lago di Ledro

Día 2:

  • 151,6km / 1.879m
  • Lago di Resia

Día 3:

  • 
145,0km / 1.019m
  • Lago di Caldaro

Día 4:

  • 84,6km / 1.157m
  • Lago di Cavedine, Lago di Toblino, Lago di Santa Massenza, Lago di Terlago, Laghi di Lamar

Total:

  • 507 km / 6.000m
  • 4 días
  • 11 lagos

Author: Stefano
Photographer: Carlo Bonetti
Translater: Sandrine