Click here to switch to English

Bikepacking en Islandia con Andy y Jacqueline Chasteen

Durante estos difíciles días de confinamiento en los que vemos el mundo patas arriba debido a los estragos causados por el Covid-19, intentamos aprovechar el momento para centrar nuestra atención en esas cosas que nos hacen sentir bien bien y nos llenan de positivism. En alguna de estas actividades, escuchando Desert Rock probablemente de  Kyuss, nos cautivaron las imágenes y la narración de la aventura de bikepacking de Andy y Jacqueline Chasteen por Islandia, dos aventureros que tienen una asombrosa forma de vida basada en el bikepacking. 

Andy Chasteen es un fotógrafo y un ciclista apasionado, entre otras ocupaciones trabaja para/con Allied Cycles, The Meteor Cafe, Fayette Chill y Arundel Bikes, aun así todavía tiene tiempo para empacar cosas en una bicicleta con su compañera de vida para retratar y explicar lo que pasa entre pedalada y pedalada.

Nos pusimos en contacto con Andrew, y nos encantó que se describiera como a cuentacuentos, porque también pensamos que la magia del ciclismo ocurre cuando narramos la historia de los protagonistas. Andy Chasteen es un tipo curioso. Un adulto intentando vivir como un crío. Una persona que sabe en lo que cree, pero siempre dispuesto a cambiar de ideas. Es amante de las bicicletas, le cautivarás con unas buena sonrisa y disfruta interactuando con buenas personas. Andy tiene grandes cualidades de cuentacuentos, pero también como a fotógrafo, tal y como podrás descubrir en sus redes sociales: Instagram o página web.

“Cuando era un niño me metía en muchos problemas por ser travieso, y así aprendí a temprana edad como librarme de mis padres. Crecí contando mentirijillas, historias y medias verdades para escapar el castigo. Un cuentacuentos, por definición, es alguien que narra historias con habilidad, y me gusta pensar que gané esa habilidad de pequeño. Me encanta escuchar historias, pero también contarlas. Casi todas mis historias son al menos un 90% reales. (se rie)

Crecí en un parking de caravanas en un pequeño pueblo y andaba todo el dia en bici sin preocuparme la hora, donde estaba o el tráfico. Podía deambular tranquilamente, y eso hacía. Ahora, como adulto, cuando pasó la pierna por encima del sillín, tengo el mismo sentimiento de libertad: nadie puede controlar dónde voy excepto yo. Puedo explorar e ir por esas carreteras por las que nunca he pasado, carreteras por las que los coches no pueden circular. Me siento como un niño de nuevo.“

La complice de Andy es Jacqueline. Comparten la misma pasión por los viajes en bicicleta, y básicamente forman una gran pareja y equipo de viaje. Uno sabe que hay muchos momentos en los viajes largos en bicicleta, algunos son duros, otros no tienen precio, pero la mayor parte del tiempo la persona con la quien compartes esos momentos se transforma en el aspecto más importante.

“Jackie y yo somos almas gemelas y a los dos nos encanta la idea de aventurarnos a explorar. Ella una corredora excelente, pero debido a lesiones durante los últimos años tuvo que abandonarlo, y la bici fue su vía de escape. Al principio no le gustó, pero los viajes en bici fueron una motivación y pasión de los que piensa y habla en todo momento del dia. Eso es lo que me enamora de ella. 

Nuestros viajes en bicicleta son lo mejor. De vez en cuando tenemos alguna pequeña discusión, pero estamos en la misma onda y rápidamente nos podemos dar cuenta si estamos siendo mezquinos o triviales. De modo que nuestros encuentros son cortos y nos centramos rápidamente en el increíble tiempo que pasamos en la bicicleta. No hay otra persona con la que preferiría ir de bikepacking. Ella es dura como un clavo, y siempre está dispuesta a un buen desafío. Simplemente voy por los buenos momentos.”

Entre las aventuras de esta pareja, nos centramos en la que disfrutaron en Islandia, ya que este país es una especie de paraíso para el bikepacking. La mayoría de nosotros tengamos probablemente esa imagen en nuestra mente: campos de arena negra, climatología hostil, ríos helados por los que cruzar, rutas inacabables, campos verdes, grandes y grises nubes, o ese escenario que parece Marte. 

Empezando en Vik, recorrieron la parte sur de Islandia y tal y como veréis en sus fotografías, lo que parece ser el paraíso podría bien ser una trampa, pero una buena recompensa siempre merece el sudor y el sufrimiento para llegar al final.

“Recientemente hemos viajado por Islandia, y fue bastante espectacular. Parece ser otro planeta. El paisaje es muy distinto a nada que hayamos vivido, fue realmente enriquecedor. Me encanta el agua y los ríos, y los cruces de ríos y torrentes de agua cristalina allí son asombrosos. Nunca filtramos el agua que bebíamos allí.”

“Algunos de los paisajes más impresionantes por los que pasamos en Islandia fue durante el tercer día. Nos pasamos la mayor parte del día empujando nuestras bicis por el terrible terreno montañoso. Sólo recorrimos 12 millas en 12 horas. Fue agotador, pero las vistas fueron inolvidables. La vista del lago Alftavatn me impresionó, estoy bastante seguro que esta visión cambió mi vida. Como una droga fuerte, excepto los efectos adversos. Fue una vista que, en persona, parece fantasía. Es como ‘El señor de los anillos’ o ‘Juego de tronos’. No es real, una visión.”

Como siempre decimos, no hay una buena ruta sin un suceso bizarro, divertido o dramático que contar, esos momentos que dan otra perspectiva y sabor a la historia.

“Hubo muchos momentos memorables, pero los malos son los que hacen las historias mejor. Nuestro peor momento fue también durante el tercer día, cuando llevábamos dos millas empujando nuestras bicis, el freno delantero de Jackie falló. El líquido hidráulico salió de la manguera y pensamos que se había acabado todo. Conseguí apenas arreglarlo, y tenía que accionar la manera hasta 15 veces para que hubiera bastante presión y el freno funcionara. A toro pasado, la culpa fue mía. Intenté casar una maneta Shimano con un freno TRP usando una manguera TRP (a cual tenía el diámetro incorrecto). Mejor no aprender lecciones en el medio de la nada en Islandia. El freno falló de nuevo al cabo de unos días y lo arreglamos de nuevo. Sin tener que mencionarlo, Jackie se pasó casi todo el viaje sin freno delantero, que no es una buena manera de gozar las carreteras secundarias de Islandia.”

Siempre es interesante conocer el material que la gente usa en sus aventuras, Andy nos las describe y da algunos consejos y sugerencias para los empacadores de bicicletas que quieren hacer viajes similares en Islandia o donde sea.

  • “Los dos íbamos con una Van DesselCountry Road Bob, con ruedas 650b Vittoria MTB y cubiertas tubeless 2.1 Vittoria Mezcal.
  • Shimano di2 con cambio trasero XT.
  • Un mix de distintas bolsas de Salsa y Revelate Designs.
  • Bolsas de cuadro hechas a medida de Cedaero.
  • Una tienda ultraligera Big Agnes, colchones ultraligeros y sacos de dormir de hasta 20 bajo cero. 
  • Un kit Rapha mezclado con impermeable, pantalones y calcetines de Patagonia.
  • Un hornillo Jetboil con material adicional como herramientas, sellante, bomba de aire, utensilios para cocinar, etc.”

¿Equipo de fotografia?

“Uso el mismo kit siempre. Una Sony A9 con Zeiss 55mm 1.8, y si el viaje es importante también llevo un Zeiss 25mm 2.0, pero solo ocasionalmente. Mi objetivo 55mm siempre conmigo.”

Para finalizar, dejamos como guinda esta parte de la entrevista, que nos evoca a mejores tiempos y esperemos que pueda inspirar y motivar a nuevos cuenta cuentos como Andy.

“Mi trabajo es tomar fotografías de ciclismo y contar historias sobre esas fotos. Pero antes de que fuera mi trabajo lo hacía por diversión porque me apasiona. No se lo digáis a mis clientes, aún lo haría gratuitamente si lo tuviera que hacer.“

Fotos de: Andy Chasteen