Click here to switch to English

Bikepacking Nepal: el circuito de Annapurna

Chris Stubel es un ingeniero con base en Seattle (Washington). Una persona positiva que combina la buena costumbre de hacer cosas divertidas con su pasión por el ciclismo, la escalada, y la fotografía.

La escena del piñón fijo tuvo un gran impacto en el mundo del ciclismo hace unos años y Chris fue uno de esos chicos que se enamoró de las bicis sin frenos durante la universidad. Como sucedió a muchos, el siguiente paso fue la carretera. Al poco tiempo empezó a competir en ruta y ciclocross, donde corrió durante varios años cuando vivía en Atlanta (Georgia).

Cuando Chris se trasladó a Seattle hace unos años, se centró en el gravel, acampar, y viajes de bikepacking. De este modo el ciclismo se convirtió en un modo de explorar y viajar para él.

Chris se inició a la fotografía hará 2 años mientras viajaba por la costa oeste de los Estados Unidos tomando instantáneas de los lugares más icónicos. A menudo, aprender es un camino que no tiene normas.

Nepal, el circuito de Annapurna

Nepal, localizado en la región del Himalaya, es probablemente uno de los lugares más famosos del mundo para los amantes de senderismo y montañismo de altura, 8 de los 14 picos de 8.000 m se encuentran en este país.

El circuito de Annapurna es una de las rutas más famosas de trekking, y destaca por la variedad de paisajes, desde el Nepal más rural en la parte baja del país, llena de campos de arroz y pequeñas aldeas, hasta los espectaculares paisajes glaciares en los pueblos de alrededor como Manang o Tukuche. Chris, con su cómplice Jess, decidieron iniciar una aventura de bikepacking siguiendo paralelamente la ruta original de senderismo.

La idea de hacer el circuito de Annapurna en bici, básicamente una ruta de trekking, nació de unos artículos que Jess y yo vimos online. En 2005, se construyó una ruta de 4×4 paralelamente al sendero en el primer y último tercio del circuito para mejorar el acceso de los locales y el turismo. Esto abrió la posibilidad de hacerlo en bici, de modo que montamos las bicis y lo convertimos en una ruta de bikepacking. El primer día ya comprobamos lo difícil que sería la ruta. Las carreteras de gravilla son muy duras, como nada que haya visto. Las pendientes son realmente empinadas y hay rocas inmensas escondidas en el suelo.

Un tour en altura

El circuito total, desde Besisahar hasta Beni les llevó alrededor de 20 días. Durante los 8 primeros, Chris y Jess sólo completaron una tercera parte, empezando desde Besisahar, lidiando con horas de buses, una ruta en la oscuridad con problemas de iluminación, y las calurosas y polvorientas carreteras de duro gravel repletas de camiones gigantes.

Aunque duro, el paisaje era precioso. El camino y la carretera transcurren por un valle esculpido por el río Marsyangdi. En el camino hay docenas de alojamientos que ofrecen camas y comidas calientes. El coste medio de la habitación son 2 $ USD, teniendo en cuenta que comerás ahí. El desayuno típico son gachas con plátano y la cena es Dal Bhat, un plato nepalí que consiste en arroz, tarkari, y dal (sopa de lentejas).

Después de Manang no hay carretera, solo sendero. A lo largo del camino se encontraron trozos factibles pero en otros carretear la bici era obligatorio debido a la dificultad de las pequeñas sendas y todos los senderistas y mulas que se encontraban en el camino.

Durante los siguientes días, fuimos lentamente de pueblo en pueblo, cruzando cantidad de famosos puentes colgantes. La mayoría de los excursionistas viajaban más rápido de nosotros en este punto. Llegamos al campo base de Thorong Phedi (4.500 m) y nos pasamos un dia entero para llegar a High Camp (4.800 m).

El paso Thorong La

El punto más alto del circuito y probablemente lo más memorable del viaje fue cruzar el paso de Thorong La a 5.400 m seguido por un descenso de 1.200 m hasta el pueblo de Muktinath. Coronar el paso fue una hazaña difícil, pero una vez arriba, la otra ladera no es más fácil. El descenso es muy duro y el camino complicado.

El paso de Thorong La fue el reto más grande de todo el viaje. Simplemente la altura, 5.419 m, lo hace difícil para todo el mundo, pero empujar bicicletas aún más. Viajamos más lentamente que los caminantes durante estas secciones. Lo que ellos hacíamos en 2-3 horas nosotros en 5-6.

Cuando llegamos a lo alto del paso éramos los únicos allí, cosa que fue realmente especial ya que siempre hay gente tomando fotos.Desafortunadamente no pudimos estar mucho rato ya que la noche se acercaba. Para nuestra sorpresa, esperábamos poder hacer el descenso en bicicleta, pero resultó ser demasiado empinado y peligroso. Tuvimos que andar casi todos los 1.200 m de elevación hasta Chambar Bhir. El atardecer era realmente precioso, pero sabía que las temperaturas descenderían a niveles peligrosos. Debíamos movernos lo más rápido posible sin hacernos daño en la escarpada senda.

Mirando atrás, fue una gran hazaña. Es la mayor altitud en la que hemos estado, especialmente en bici. Muchas veces tuvimos que trabajar conjuntamente para llevar las bicis de una en una, de modo que cubrimos más elevación que la habitual. Nos empujamos mutuamente en uno de los mayores retos de nuestras vidas e hicimos lo que muchos pensaron que sería imposible.

Después del paso de Thorong La una red de secos y polvorientos caminos que siguen la garganta del Kali Gandaki, el desfiladero más profundo del mundo, te llevan hasta la sección asfaltada que fue construida para los monjes que querían llegar a los monasterios desde Muktinath hasta Kagbeni. Los últimos 7 días fueron cuesta abajo hasta llegar a la ciudad de Beni.

Gente nepalí y anécdotas

Los nepalís son realmente hospitalarios, honestos, amables y trabajadores. La mayoría de personas que viajan a Nepal dicen que es un tema cultural, un estilo de vida que muestra toda la espiritualidad de la gente que viven en esos pueblos y valles de ensueño, alejados de la civilización moderna. Aquí, Chris y Jess nos cuentan alguna anécdota: una cámara perdida, cervezas locales, comida típica, atardeceres, lugares y personas que no olvidaran nunca.

Un día tuve que dejar mi cámara para ayudar a subir las bicis por unas escaleras. Cuando volví, estaba tan cansado que me olvidé de cámara. Me dí cuenta al cabo de unas horas. Volví pitando al lugar donde la dejé, pero no estaba. Fuí al hotel más cercano y, por suerte, ahí estaba. Un hombre de la zona la encontró y se la dió al propietario del hotel. Fue tal el alivio que invité al propietario y al hombre a varias rondas de Namaste (la cerveza local de Nepal).

Nuestro momento favorito fue ver los yaks. En una de las tiendas había un hombre vendiendo cascabeles de yak. Jess compró uno y el hombre se pasó diez minutos hasta ponerlo en un sitio de la bici donde sonara bien. Mientras descendíamos un sendero, sonó tan alto que los guías locales se apartaban del camino como si pensaran que un yak iba a embestirlos. Los tuvimos que quitar después de eso.

La comida favorita de Jess era el queso de yak, que tiene un sabor similar al Parmesano. El mio era Dal Bhat, del cual siempre te sirven más hasta que no les ruegas que paren. Por lo que vimos, es la única cosa que los guías y porteadores comen. Su frase era “¡Fuerza de Dal Bhat, 24 horas!”.

Otro momento memorable fue pasar un dia recorriendo la senda ciclista en el paso de Lubra, cerca Jomsom. Este sendero es probablemente la mejor pista ciclista de todo Nepal. Quitamos todo el equipaje de las bicis y nos pasamos el dia entero por las crestas de las montañas sin encontrarnos a nadie.

El pueblo favorito de los que estuvimos fue Gunsang. Debido a su proximidad al pueblo de Manang muchos excursionistas se lo saltan. Pero como había muchas escaleras entre ellos, nos costó mucho llegar a Gunsang y decidimos quedarnos ahí. Resultó ser un privilegio porque el pueblo tenía una increíble vista de las montañas Gangapurna y Annapurna III. Además pudimos ver un atardecer espectacular en una pensión toda para nosotros.

Material para el viaje

Chris y Jess aprendieron un montón de este viaje y experiencia. Debajo podrás encontrar el material que usaron y algunas sugerencias en caso que consideres ir de bikepacking a Nepal.

Conficuración de la bicicleta

Tumbleweed Prospector V2 con una bandeja delantera de Pass and Stow, es un cuadro de expedición construido alrededor de un Rohloff Speedhub. Las ruedas son 27.5″ con cubiertas 2.8″ Schwalbe G-ONE Allround. Las bolsas eran una mezcla de Porcelain Rocket, Revelate Designs, y Bags by Bird.

Equipo fotográfico

Para mi equipo de foto uso la Fujifilm X System sin espejos. En este viaje traje un objetivo, un 24-70mm (equivalente a 35 mm) f/2.8. Usé una cinta Peak Design para tener la cámara accesible en todo momento. Simplemente puse la correa lo más corta posible y la colgué alrededor de mi pecho, usando el quick-release cuando lo necesitaba.

Recomendaciones

Viaja tan ligero como puedas y ten un rango de material bajo. Lleva una bicicleta resistente. Las carreteras en Nepal son muy duras, mucho más que las carreteras de gravillas de otros países. Por cierto, quien lo pruebe debe estar muy concienciado a empujar la bici. Una nota final, llevad un filtro de agua o tabletas de yodo para purificar el agua y evitar comprar botellas de plástico.