Click here to switch to English

TransIbérica, carreras de ultraciclismo en España

El paisaje en la península Ibérica, que incluye España, Portugal y Andorra, es de lo más cambiante y variopinto, desde planos infinitos, desiertos y cañones de acantilados, a altos picos con frondosos bosques y riachuelos. De norte a sur o de este a oeste, los parajes cambian radicalmente debido a la meteorología y la orografía del terreno. Siendo un territorio no muy extenso, una buena manera de conocer los secretos que esconde podría ser en bicicleta. Si además tenemos el tiempo justo y nos gustan los retos, una opción sería participar en alguno de los eventos de ciclismo de ultradistancia sin asistencia organizados por TransIbérica Ultracycling. Con tres recorridos en los que participar (TransIbérica, TransPyrenees y Badlands) y dos tipos de terreno (carretera o gravel), la aventura está asegurada.

Origen

Durante su participación en la TransAm 2015 y al finalizar la TransContinental 2016, Carlos Mazón lo vio claro. Se puso en contacto con David Rodríguez y se empezó a cocer lo que se transformaría en la primera carrera de ultraciclismo de la península. Los dos, con experiencia en ciclismo de ultradistancia y varias brevets, sabían que estaban en el lugar indicado para acoger un evento de esta envergadura.

Seducidos por su experiencia en otros eventos, y movidos por las primeras carreras de ciclismo, como la Burdeos-París o a París-Brest, en 2018 se desarrolló la primera TransIbérica alrededor de toda la península. En sus orígenes, las carreras de ciclismo eran más o menos libres, con etapas de más de 400 km, sin coches de equipo, parando en los pueblos, y cada uno debía gestionarse. Este es el espíritu que querían transmitir.

Al año siguiente, en 2019, añadieron una nueva carrera más corta y asequible con itinerario fijado, la TransPyrenees, desde el Mediterraneo al Atlántico por los Pirineos. Este año, en 2020, atraídos por el movimiento aún más aventurero off-road tendrá lugar la primera carrera gravel por pistas de tierra y gravilla. Badlands tendrá lugar alrededor de Sierra Nevada, al este de Andalucía, pasando de montañas boscosas a 3.000 m sobre el mar a desiertos en bajas cotas.

TransIbérica

Carrera sin asistencia de recorrido libre por carretera con puntos de control y parcours (segmentos) obligatorios. Distancia aproximada de 3.500 km saliendo y volviendo de Bilbao y pasando por varios checkpoints (4 en 2018, 8 en 2019 y 12 en 2020).

Siendo Carlos y David españoles, y habiendo viajado por todo el país, los dos sabían cómo distribuir los puntos de control para ofrecer un buen espectáculo. Al ser un circuito abierto era esencial repartir los puntos de manera correcta para ofrecer una ruta por las mejores carreteras y parajes del entorno. Al gestionar tu propio recorrido puedes llegar a hacer muchos kilómetros extra entre puntos de control. A veces las carreteras generales son más rápidas, pero poniendo más puntos y segmentos, y que estén en zonas más específicas, aseguras que se disfrute del viaje y evitas imprudencias o ilegalidades como circular por autopistas. La primera edición contó con solo 8 participantes, pero al año siguiente ya eran más de 30, y este año alrededor de 20, perjudicados por la situación global.

TransPyrenees

Carrera sin asistencia de recorrido fijo por carretera y 40 pasos de montaña. Distancia aproximada de 1.000 km y 25.000 m de desnivel desde Llançà a San Sebastián.

El éxito de la primera TransIbérica motivó a Carlos y David a organizar una carrera más asequible que sirviera como introducción al ciclismo de ultradistancia sin asistencia. Así el año pasado se organizó la primera edición de la TransPyrenees, en la que participaron más de 80 participantes. La ruta salía de Llançà (mar mediterraneo) y llegaba a San Sebastián (océano atlàntico), con un recorrido fijado que los ciclistas debían completar en un máximo de 6 días. Algunos corredores del norte de Europa esperaban más calor, pero la ruta transcurre por el norte de los Pirineos, donde suele llover. Quizás un chubasquero añadiría peso pero tambien comfort. Lo bueno de esta carrera es que al haber puertos, estos actuaban de metas parciales. De este modo, siempre sabías donde estabas y que te faltaba, haciendo la carrera más llevadera y siendo el Tourmalet la subida más larga. Si lo piensas, la mitad de la ruta era bajada. Como añadido, se introdujo la categoría de parejas, que siempre motiva más a esos que no se sienten seguros yendo solos y permite acercar este mundo a un público más amplio. Para este año también se organiza el evento, que cuenta ya con más de 70 inscritos.

Badlands

Carrera sin asistencia de recorrido fijo en gravel (85% off-road). Distancia aproximada de 700 km y 15.000 m de desnivel saliendo de Granada por el sur-este de la península.

Para expandir los horizontes del ultraciclismo, y con el boom actual del gravel, este año se ha organizado la primera Badlands. La idea era organizar algo una carrera un poco diferente e introducir el gravel en la península. De momento es la carrera que más éxito ha tenido, con más de 160 inscritos aún el estado de alarma mundial. El nombre viene dado por los lugares en los que transcurre el recorrido, el cual es fijo y circular. Estos son sitios desérticos y áridos, como Tabernas, el punto más cálido de la península, o el Cabo de Gata, el único desierto de Europa. Además, se espera una gran inversión térmica, pasando por el pico Veleta a casi 3.400 m sobre el nivel del mal, lo que dará un contraste de sequedad y verde pasando por sitios como vergeles. Algunos consejos son mirar bien donde dormir y llevar agua, ya que se pasan pocos pueblos. Hará calor de modo que mejor no desaprovechar ninguna fuente. Para 2021 ya se están planteando un nuevo recorrido el cual será un poco diferente, más alternativo y exigente.

Organización

Aunque sean carreras de autosuficiencia, en las que no hay metas parciales con avituallamientos, la organización en estos eventos es fundamental. Algunas partes del trabajo son el diseño del recorrido y evento, la promoción de la carrera, el contacto vía email con los participantes, el briefing antes de la carrera o la meta de salida y llegada. Por ejemplo, este año Carlos irá por tercera vez hasta Andalucía para revisar el terreno, y también realizará el recorrido de la TransPyrenees para poder avisar de algún contratiempo antes del dia de salida. Cada evento tiene su equipo de fotografía y/o video detrás, con lo que se necesita un presupuesto. Para la Badlands, irán con todoterreno y fotógrafo, con lo que conseguirán instantáneas increíbles. Quizás con el precio de la inscripción no entreguen un maillot o un bidón, pero si un welcome-pack con la gorra, y todo el servicio de preparación y atención que hay detrás. Como medida extraordinaria, a parte del formulario de responsabilidad civil, este año se deberá avisar a la organización 14 días antes y después del evento si cualquiera de los participantes tiene algún síntoma del COVID-19, además de respetar las medidas de higiene durante la carrera.

Anécdotas

En eventos de este tipo pueden pasar mil y una aventuras, tantos días fuera de casa, llevando el cuerpo al límite, y pasando por sitios nuevos dan mucho juego. Entre otras historietas, Carlos nos comentaba como Ulrich Bartholmös, el ganador de la TransIbérica 2019, compró un anillo en Algarve (Portugal) para su chica y se lo entregó en la meta de Bilbao pidiéndole matrimonio. Ella aceptó encantada. Ese mismo año el segundo y tercer clasificados llegaron a 3 minutos de diferencia, algo impensable en eventos tan largos, el hecho de pararse en un semáforo o de tomar un café. Pero lo importante no es la posición sino disfrutar de la experiencia y el camino. También, varios corredores se encontraron a una cicloturista danesa, a quien acabaron tomando fotos y fue un punto de referencia en movimiento. En Portugal, a un corredor le mordió un perro. Para ponerse la antitetánica tuvo que ir a dos pueblos distintos y al final coger ambulancia. De causalidad, le atendió un médico que conocía la carrera y lo llevó de vuelta al punto donde había dejado el recorrido en ambulancia. Otros rompen ruedas o quizás se quedan dormidos en la bicicleta, pero cada uno participa como quiere. A uno de los participantes solo le importaba disfrutar y llegar dentro de tiempo. Al llegar a Bilbao, se fue a dormir a su casa, y al día siguiente llegó a meta. Dormía cada dia en hotel 7-8 horas y acabó con la media más alta.